29 de mayo de 2014

El cochinito desahuciado

Debo comenzar por felicitar al gobierno por la iniciativa de Cencoex de revisar cuidadosamente el uso de los dólares viajeros, no vaya ser que alguien, en vez de haberse comido un chupe de camarones en Lima, haya vendido ese dólar para hacerse de un dinerillo con el cual comprarle un litro de leche a su nieto en Venezuela, o un litro de ron venezolano a su compadre.
Ahora todos esperamos que de ahí el detective nacional Alejandro Fleming, pase a Pdvsa a investigar sobre la gasolina regalada en el mercado local, no vaya ser que alguien, en lugar de haberse transportado de Catia a Petare, la quemó en una cola o, peor aún, se la llevo a Colombia para revenderla y así hacerse de un dinerillo con el cual comprarle un litro de leche a su nieto en Venezuela, o un litro de ron venezolano a su compadre. ¡Así es que se gobierna!
Pero, para horror nuestro, el Instituto Nacional de Estadística (INE) reportó que el 2do. semestre de 2013 había 612.051 hogares, o 2.791.292 personas, viviendo en extrema pobreza. Y digo "horror" por cuanto 2.5 millones de barriles de petróleo, que dejan unas resultas de US$70 por barril, dividido entre 29 millones, indica que a cada uno de esos extremadamente pobres, de ser venezolano, por concepto de los dividendos que la providencia le legó a Venezuela, le debería haber tocado unos US$6 diarios, unos US$180 mensuales, equivalente a unos US$820 mensuales por hogar extremadamente pobre promedio. Esos dividendos providenciales le fueron confiscados a los extremadamente pobres, por un desgobierno que se da golpe de pechos por defender a los extremadamente pobres. ¡Así no es que se gobierna!
Y de nuevo en la semana tuvimos que recordarnos sobre el problema de créditos a soberanos que violan la Constitución, o se dedican a otras maldades. Y me refiero a los 2.000 millones de dólares que la Rosneft de Rusia, mediante una pre-compra de petróleo, piensa adelantarle al gobierno de Maduro... vía Ramírez.
Nuestra Constitución establece en el Art. 12 "Los yacimientos mineros y de hidrocarburos, cualquiera que sea su naturaleza, existentes en el territorio nacional, bajo el lecho del mar territorial, en la zona económica exclusiva y en la plataforma continental, pertenecen a la República, son bienes del dominio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles." 
Y como entenderán ése es el artículo que defiende los intereses de los venezolanos del mañana de los intereses de los venezolanos de hoy... y por lo cual el petróleo venezolano no puede ser pre-vendido y por lo cual esa operación con Rosneft, aparte de odiosa, resulta ilegal.
Y me conseguí una bolsita llena de bolívares de antaño, tanto monedas como billetes, tanto de los viejos viejos como de los nuevos viejos. Y sentí un nudo en la garganta pensando en todos nuestros muchachitos y muchachitas que con muchos sacrificios pueden haber postergado varios de sus antojos para, depositando en un cochinito, ahorrar para lograr alcanzar un sueño... y hoy se encuentran con un cochinito desahuciado que no vale ni siquiera uno de los antojos de ayer.
La inflación es solo otro instrumento para robar. Son ustedes... Banco Central, Ministerio de Finanzas, Ministerio de Planificación y Cacique emplumado de turno... sólo unos vulgares...
PS. De llegarse a constatar que un juez consciente de no existir una debida causa, condena alguien a la cárcel, ese juez debe ser condenado a la cárcel a por el doble del tiempo. Ni más, ni menos.

21 de mayo de 2014

Tu gotica de petróleo

Que alegria ver el tema de la distribución de las resultas petroleras surgiendo



www.accionistasdepdvsa.org/

Gracias

15 de mayo de 2014

100 años de petróleo y pueblo subyugado

Mientras el Estado venezolano, aparte de los poderes normales de un Estado, concentre además el poder que se origina en decidir sobre nuestras abundantes resultas petroleras, vivimos una autocracia... llamémosla Petrocracia.
Y no importa que nuestro autócrata sea de izquierda o derecha, malvado o benévolo, estúpido o brillante... sigue siendo una Petrocracia.
Y no importa que elijamos al autócrata por vía del voto... sigue siendo una Petrocracia. Más bien, cuando nuestro emir, cacique o rey se cubre con el manto democrático... de hecho se burla de nosotros sus súbditos.
Y qué difícil es escaparnos de aquello. William Easterly, en su libro "La tiranía de los expertos" escribe: "La familia es uno de los principales vehículos por medio de la cual valores persisten de una generación a otra. Los padres aprenden de sus propias experiencias los costos y las consecuencias de los valores conformistas comparados con los valores individualistas. Ellos luego deciden qué valores pasarle a sus hijos.... Así que una autocracia induce a los padres a resaltar la obediencia como un valor supremo para sus hijos... Así que la autocracia genera valores colectivistas y valores colectivistas generan autocracia... un círculo vicioso".
Y cuánta razón no tiene Easterly... basta recordar que en Venezuela ni siquiera se ha discutido en alguna ocasión de cierta relevancia, la posibilidad de que las resultas petroleras le sean entregadas directamente a los ciudadanos.
Como saben considero a todo candidato que se presenta ante el país haciéndose el loco sobre este tema, como un candidato autócrata de la tribu quítate-tu-pa-ponerme-yo. Igualmente considero a todo experto o intelectual que viene a Venezuela a predicar soluciones basadas en elegir un autócrata más adecuado, y no en acabar con la Petrocracia, como otro de la misma tribu... esto por cierto incluye a Mario Vargas Llosa.
Mi esperanza es que de repente algunos más de nuestros viejos fracasados, se cansen de hacerle el juego a los nuevos por fracasar, y junto con una juventud que hoy tiene acceso a otras fuentes de información, le hagamos caso omiso a todos nuestros subyugados padres y maestros y busquemos ubicar a los ciudadanos por encima de sus gobernantes.
Los autócratas y los expertos andan como locos repotenciados por el libro de Thomas Piketty "Capital en el Siglo XXI", por cuanto ése libro les abre tantas nuevas posibilidades de vender sus experticias en la re-distribución de los recursos para acabar con la desigualdad.
Como contrapeso "La tiranía de los expertos" de Easterly debe ser lectura obligatoria para quienes vivimos una petrocracia, por cuanto ese libro deja claro que los expertos debemos ser nosotros los propios ciudadanos. La idea que unos pocos puedan saber mejor que hacer con 29 millones de cuota partes de resultas petroleras, que cada ciudadano con la suya... es a corto, mediano y largo plazo simplemente un absurdo. ¡Con 100 años de experimentos nos basta!
PS. No es que yo no esté en desacuerdo con Thomas Piketty sobre que existe un inmenso problema con la creciente concentración de recursos en pocas manos. No, todo lo contrario. Es solo que estoy convencido que hay que atacar las causas de tal distribución inequitativa, algo que poco tiene que ver con el capitalismo y más con el abuso del Estado, puesto que redistribuir usando los mismos canales de siempre, solo habrá de incrementar las desigualdades, subyugando aún más a los ya más que suficientemente subyugados.

1 de mayo de 2014

Libertarios y socialistas ¡arrejúntense!

Me resulta difícil entender como brillantes intelectuales venezolanos pueden cuadrar el que tengamos un país en el cual, aparte de entregarle todos los poderes normalmente entregados al Estado le entregamos casi la totalidad de las exportaciones del país, con el encaradamente solicitarnos que no sigamos buscándonos un Mesías. Digo esto por cuanto ante nuestra realidad parecería que por pura lógica, no tenemos otra que buscarnos un Mesías... puesto que buscarnos un Presidente-presidente debe ser un monumental autoengaño.
Y por supuesto, quienes se dicen libertarios, y que antes que nada defienden la libertad del ciudadano, y creen que esa libertad, como ellos la consideran que debe ser, puede convivir con un Estado que concentra tanto poder, son unos irremediables ilusos... por decirlo de la manera más cortés posible.
Pero da la casualidad que quienes se ubican en el otro lado del espectro político, y que antes que nada defienden esa participación protagónica que promete el Plan de la patria, y creen que esa participación protagónica, como ellos la consideran que debe ser, puede convivir con un estado que concentra tanto poder, son también, igualito, unos irremediables ilusos... por decirlo de la manera más cortés posible.
La verdad es que ni ciudadanos, ni Consejos Comunales, ni Salas de Batalla Social, ni Comunas Socialistas, ni Ciudades Comunales, ni Federaciones y Confederaciones Comunales, ni Alcaldes, ni Gobernadores, ni Rectores, ni Estudiantes, tienen el menor chance de lograr lo que aspiran, mientras tengan que hacer vida bajo cualquiera de esas cúpula-podrida que controla nuestras resultas petroleras.
Así que, como una propuesta totalmente pragmática, tanto a los libertarios como a los socialistas venezolanos, a todos nos conviene dejar nuestras diferencias de lado y arrejuntarnos para asegurar el reparto por igual, entre todos los ciudadanos, de nuestras resultas petroleras.
Sea lo que sea que luego se decida en elecciones, tanto a los libertarios como a los socialistas, les resultaría mucho más fácil convivir unos con otros, al no tener que vivir bajo el yugo de un Estado repartidor de favorcillos.
Y si hay un diálogo que puede tener posibilidades de producir unión en nuestro desunido país, sería justamente ése que debate cómo arrebatarle nuestras resultas petroleras a los de la tribu quítate-tu-pa-ponerme-yo... para así ponerle fin a esa nefasta petrocracia que en julio 2014 cumple los cien años del reventón de Zumaque 1.
PS. Por cierto, recientemente la revista Time incluyó a Nicolás Maduro entre los 100 más influyentes del mundo. Para nada entendí su decisión, especialmente por cuanto la explicación se inicia mencionando el incidente del pajarito-espíritu Hugo Chávez, y por lo que parecería que si alguien de estos debería estar entre los 100, no sería precisamente Maduro. Además, como se lo hice saber al Time... ¿cómo rayos se puede calificar de influyente a quien no logra convencer a los consumidores de gasolina en Venezuela de pagar ni siquiera un céntimo de dólar por litro?
PS. ¿Y hablando de pajaritos... no le pintó uno el TSJ a Hugo Chávez, a los constituyentes (incluyendo a Nicolás Maduro y Hermann Escarrá) y a quienes votaron por la Constitución, con su dilución del Art.68? Lo digo por cuanto la exposición de motivos de la Constitución aclara muy bien la intención de ese artículo.
PS. Un gobierno socialista no es necesariamente cruel, uno comunista sí... he ahí una significativa diferencia.
El Universal