17 de marzo de 1999

La injusta distribución de la actual bonanza petrolera

Henos aquí, consternados por la baja del petróleo, con nuestro país sufriendo hambre, cuando al mismo tiempo, en muchos países del mundo la gasolina está más cara que nunca. Por alguna extraña razón no deseamos darnos cuenta de lo que está pasando, en el sentido de que el petróleo no ha perdido valor, simplemente somos nosotros los que estamos recibiendo menos por él.
Si observamos que un carro, que hace poco se vendía en 30.000 dólares hoy se vende en 100.000, tendríamos que concluir, aun cuando en total se vendan algunos menos, el mercado para dicho carro está atravesando una bonanza. Si el fabricante sólo recibe 10.000, su preocupación no sería el mercado sino quién le está robando el diferencial. ¿Por qué no razonamos de forma similar con el petróleo?
Por ejemplo, con un precio para la gasolina de 20, si se le añaden 5 por distribución y 5 por concepto de IVA y otros impuestos (20%) ésta pudiese llegarle al consumidor en 30. Sin embargo, hoy día en Europa y otros países, el producto está en 10, la distribución sigue en 5 pero el fisco cobra 85, situando el precio final al consumidor en 100.
De los 85 referidos que cobra el fisco, 80 son definitivamente un exceso y conforman, en esencia, un arancel comercial del 800%. Me pregunto: ¿Qué otro producto pudiera vivir con un arancel del 800%? ¿Qué estaría diciendo un fabricante de carros si hoy tuviese que reducir su ingreso, de 20.000 a 10.000 por unidad, sufriendo además una contracción en la demanda, al tener que aumentar el precio final del vehículo de 30.000 a 100.000, por el solo hecho de que el fisco ahora, en vez de 5.000, quiere obtener 85.000 en ingreso fiscal por unidad?
La OPEP y los demás productores petroleros no dicen nada sobre el tema y me desespera pensar que en la próxima reunión de la OPEP sólo discutan la reducción de la producción petrolera, como única opción para fortalecer los precios.
El mundo, tal como yo lo veo, le ha declarado la guerra a los países productores de petróleo; ya les han ganado una inmensa cantidad de batallas y aún no se han dado cuenta. O reaccionamos o no tenemos salvación. Cada barril de petróleo que se extrae, al no ser renovable, equivale a vender, no un bien que se produce, sino un activo del país. Es nuestra responsabilidad asegurarnos de obtener el máximo por él.
La situación sólo ha de empeorar. Un país europeo, como parte de su política 'ambiental'-fiscal, ha declarado un plan de aumentos anuales de los impuestos a la gasolina en un 6% sobre la inflación. Nosotros, ilusos, ciframos nuestras esperanzas en una recuperación del mercado petrolero, cuando tales aumentos significarán para el año 2007 una duplicación del precio de la gasolina, sin que al productor le toque un céntimo más.
La globalización o la apertura de los mercados no significa que se pueda bajar la guardia. Por el contrario, requiere que un país esté más atento que nunca a la defensa de sus intereses. Como ejemplo, basta notar el hecho de que los Estados Unidos amenazan a la Comunidad Europea con unos aranceles del 100%, en defensa de la producción de cambures, fruta que ni siquiera producen en ese país.
Ya es hora de que empecemos a defendernos de verdad. Sugiero analizar las posibilidades de concertar acciones contra aquellos países que aplican, disfrazados como impuesto a la gasolina, unos aranceles exorbitantes al petróleo. Ante la gravedad del asunto, no me temblaría el pulso para imponer aranceles del 799% a los países que tengan impuestos a la gasolina en ese orden, ofreciendo, por supuesto, rebajarlos a 0% como un quid pro quo razonable.
Tampoco podemos seguir aceptando que el Fondo Monetario Internacional siga engañándonos, predicando un desarrollo económico sobre las bases de una apertura comercial y la baja de aranceles, al mismo tiempo que no solo alaba, sino además hace obligatorio para conceder su ayuda, el aumento de los impuestos a la gasolina. Por lo menos deberíamos estudiar las posibilidades de que la OMC intervenga para tratar de rectificar esta política claramente proteccionista, aupada por el FMI.
Acabo de leer un largo ensayo en la prestigiosa revista The Economist titulado el Petróleo Barato, en el cual asoman la posibilidad de que el precio por barril de petróleo caiga a 5 dólares. Aun cuando nos dan un muletazo, indicando que tal disminución, a cuenta del impuesto superior al 80%, no la notará el consumidor en la bomba de gasolina, no dedican una sola palabra al problema de la injusta distribución del ingreso petrolero. Como ciudadano de un país petrolero, me siento tratado como un estúpido.
El consumo actual del petróleo ronda los 73 millones de barriles diarios. Se estima que reducir la producción en 2 millones, puede lograr que los precios no sigan bajando. Señores OPEP y demás países petroleros, les pregunto: ¿Cuál sería el efecto en la demanda si los aranceles actuales del 800% se reducen a un nivel del 100%, aún exorbitante, y provocan de tal manera una disminución del 70% en el precio de la gasolina en Europa y muchos otros países?

LA INJUSTA DISTRIBUCIÓN DE LA ACTUAL BONANZA PETROLERA

Henos aquí, consternados por la baja del petróleo, con nuestro país sufriendo hambre, cuando al mismo tiempo, en muchos países del mundo la gasolina está más cara que nunca. Por alguna extraña razón no deseamos darnos cuenta de lo que está pasando, en el sentido de que el petróleo no ha perdido valor, simplemente somos nosotros los que estamos recibiendo menos por él.
Si observamos que un carro, que hace poco se vendía en 30.000 dólares hoy se vende en 100.000, tendríamos que concluir, aun cuando en total se vendan algunos menos, el mercado para dicho carro está atravesando una bonanza. Si el fabricante sólo recibe 10.000, su preocupación no sería el mercado sino quién le está robando el diferencial. ¿Por qué no razonamos de forma similar con el petróleo?
Por ejemplo, con un precio para la gasolina de 20, si se le añaden 5 por distribución y 5 por concepto de IVA y otros impuestos (20%) ésta pudiese llegarle al consumidor en 30. Sin embargo, hoy día en Europa y otros países, el producto está en 10, la distribución sigue en 5 pero el fisco cobra 85, situando el precio final al consumidor en 100.
De los 85 referidos que cobra el fisco, 80 son definitivamente un exceso y conforman, en esencia, un arancel comercial del 800%. Me pregunto: ¿Qué otro producto pudiera vivir con un arancel del 800%? ¿Qué estaría diciendo un fabricante de carros si hoy tuviese que reducir su ingreso, de 20.000 a 10.000 por unidad, sufriendo además una contracción en la demanda, al tener que aumentar el precio final del vehículo de 30.000 a 100.000, por el solo hecho de que el fisco ahora, en vez de 5.000, quiere obtener 85.000 en ingreso fiscal por unidad?
La OPEP y los demás productores petroleros no dicen nada sobre el tema y me desespera pensar que en la próxima reunión de la OPEP sólo discutan la reducción de la producción petrolera, como única opción para fortalecer los precios.
El mundo, tal como yo lo veo, le ha declarado la guerra a los países productores de petróleo; ya les han ganado una inmensa cantidad de batallas y aún no se han dado cuenta. O reaccionamos o no tenemos salvación. Cada barril de petróleo que se extrae, al no ser renovable, equivale a vender, no un bien que se produce, sino un activo del país. Es nuestra responsabilidad asegurarnos de obtener el máximo por él.
La situación sólo ha de empeorar. Un país europeo, como parte de su política 'ambiental'-fiscal, ha declarado un plan de aumentos anuales de los impuestos a la gasolina en un 6% sobre la inflación. Nosotros, ilusos, ciframos nuestras esperanzas en una recuperación del mercado petrolero, cuando tales aumentos significarán para el año 2007 una duplicación del precio de la gasolina, sin que al productor le toque un céntimo más.
La globalización o la apertura de los mercados no significa que se pueda bajar la guardia. Por el contrario, requiere que un país esté más atento que nunca a la defensa de sus intereses. Como ejemplo, basta notar el hecho de que los Estados Unidos amenazan a la Comunidad Europea con unos aranceles del 100%, en defensa de la producción de cambures, fruta que ni siquiera producen en ese país.
Ya es hora de que empecemos a defendernos de verdad. Sugiero analizar las posibilidades de concertar acciones contra aquellos países que aplican, disfrazados como impuesto a la gasolina, unos aranceles exorbitantes al petróleo. Ante la gravedad del asunto, no me temblaría el pulso para imponer aranceles del 799% a los países que tengan impuestos a la gasolina en ese orden, ofreciendo, por supuesto, rebajarlos a 0% como un quid pro quo razonable.
Tampoco podemos seguir aceptando que el Fondo Monetario Internacional siga engañándonos, predicando un desarrollo económico sobre las bases de una apertura comercial y la baja de aranceles, al mismo tiempo que no solo alaba, sino además hace obligatorio para conceder su ayuda, el aumento de los impuestos a la gasolina. Por lo menos deberíamos estudiar las posibilidades de que la OMC intervenga para tratar de rectificar esta política claramente proteccionista, aupada por el FMI.
Acabo de leer un largo ensayo en la prestigiosa revista The Economist titulado el Petróleo Barato, en el cual asoman la posibilidad de que el precio por barril de petróleo caiga a 5 dólares. Aun cuando nos dan un muletazo, indicando que tal disminución, a cuenta del impuesto superior al 80%, no la notará el consumidor en la bomba de gasolina, no dedican una sola palabra al problema de la injusta distribución del ingreso petrolero. Como ciudadano de un país petrolero, me siento tratado como un estúpido.
El consumo actual del petróleo ronda los 73 millones de barriles diarios. Se estima que reducir la producción en 2 millones, puede lograr que los precios no sigan bajando. Señores OPEP y demás países petroleros, les pregunto: ¿Cuál sería el efecto en la demanda si los aranceles actuales del 800% se reducen a un nivel del 100%, aún exorbitante, y provocan de tal manera una disminución del 70% en el precio de la gasolina en Europa y muchos otros países?

The Unfair Distribution Of Today’s Oil Bonanza

Here we are, worried about the fall in oil prices while our country goes hungry and observing how in other countries around the globe, the price of gasoline at the pump is higher than ever. For some strange reason, we have not wanted to see what is really happening. It is not that oil has lost it’s value, it is simply that we are receiving less for it.

If, for example, a new automobile that has been sold recently at US$ 30,000 now goes for a cool US$ 100,000, we would probably have to conclude that the market for this specific vehicle is booming. If the producer of the automobile only receives US$ 10,000 from the sale, his preoccupation would not be the market, but rather who is walking away with the difference. Why can’t we reason in the same way when it comes to our oil?

For example, it the cost of gasoline were 20 units and you add 5 units to cover distribution and another 5 units to cover value added and other taxes (i.e. taxes of 20%), the final cost to the consumer would theoretically be 30 units. Instead, in countries in Europe and elsewhere, the cost today is 10 units, the distribution chain adds the same 5 units, but the taxman tags on a whopping 85 units. The final price to the consumer turns into 100 units.

Of the total 85 units that go to the taxman, 80 are definitely excessive and basically represent a commercial duty or tariff of 800%. I ask myself, what other product can survive with an import duty of 800%? What would the producer of the automobile described in the example above say if he would be forced to reduce his income from US$ 20,000 per unit to US$ 10,000 and simultaneously be forced to increase the final sales price from US$ 30,000 to US$ 100,000 thereby causing his market to shrink? All this because the taxman now wants to obtain US$ 85,000 per unit instead of US$ 5,000.

OPEC and the rest of the oil producing nations do not protest loud enough and it pains me to think that during the next meeting of OPEC members, discussion will center around the further reduction of production as the only option to firm up the price of oil.

As I see it, the world has declared war on the oil producing nations; the latter have lost an immense amount of battles and they are still unaware. We either react or there is no salvation. Since oil is non-renewable, the production and sale of every barrel is like selling an asset, not a simple manufactured product. It is our responsibility to insure that we maximize the income we receive for it.

The way it looks today, the situation will only get worse. One of the European nations has made public its plan to impose annual increases equivalent to inflation plus 6% on the sale of gasoline as part of its environmentally fiscal policy. This means that the price of gasoline will double by the year 2007 while the producers will not receive one penny more. We, however, continue to naively hope for a recovery of the market for oil.

The globalization or free markets do not mean we must lower our guard. On the contrary, it means our country must be even more wary than ever in order to defend its interests. As an example of this, it is enough to see how the United States are threatening to impose duties of 100% on products imported from EC countries in defense of the production of bananas, a crop that isn’t even grown by them.

It is high time we begin to defend ourselves. I suggest we analyze the possibility of putting together a concerted effort against those countries that put into effect exorbitant duties on oil disguised as a tax on gasoline. The situation is so serious that I would not hesitate to impose duties of 799% on products from countries that tax gasoline at similar levels. I would obviously offer to reduce them to 0% as a reasonable quid pro quo.

Additionally, we cannot continue to accept the continuing pressure from the International Monetary Fund. The IMF pushes economic development based on free markets and low duties. At the same time it does not only praise, but actually makes the increase of taxes on gasoline a must in order to qualify for its assistance. We should at least study the possibility of calling on the World Trade Organization to intervene in order to rectify what is clearly a protectionist policy backed by the IMF.

I have just finished reading a long essay in the prestigious magazine The Economist titled Cheap Oil. The author brings up the possibility that oil could fall to US$ 5 per barrel. While they play games with us, indicating that this fall in prices will not be felt by the final consumer due to taxes in excess of 80%, there is no mention what so ever about the problem of the unjust distribution of oil income. As a citizen of an oil producing nation, I somehow feel I am being taken for a ride and treated like a dunce.

Today’s worldwide production of oil is about 73 million barrels. It is estimated that the reduction of 2 million barrels could stop the prices from falling further. I ask OPEC and other oil producing countries: What would the effect on demand be if today’s duties of 800% are reduced to 100% (which is still exorbitant), thereby provoking a fall of 70% in the price of gasoline at the pump in Europe and in many other countries?          

Daily Journal, Caracas, March 17, 1999