16 de mayo de 2016

En Venezuela, o nos falta una élite funcional, o nos sobra una élite disfuncional… ustedes deciden


En estos momentos, sin comida y sin medicinas, se discute cuanta deuda externa, de esa que tendrá que ser pagada por nuestros hijos, debemos contratar para que funcione un sistema donde en principio le seguimos regalándole gasolina a los padres. 

Un pais donde escasea la comida y las medicinas se regala la gasolina eso representa un crimen económico contra la humanidad 
¿Con cuantos educadores educados, contamos en Venezuela para educar al país?
El crimen de la gasolina regalada

PS. Desde Renny Ottolina no recuerdo ninguna figura pública que haya asumido la responsabilidad de ser élite. 

17 de enero de 2016

Asamblea Nacional aúpen el aumento del precio de la gasolina, pero que los bolívares se entreguen a los ciudadanos.

Yuval Noah Harari en "Sapiens, una breve historia de la humanidad", 2015 escribe: "Bajo las circunstancias adecuadas los mitos pueden cambiar rápidamente. En 1789 la población francesa cambió casi en un día, de creer en el mito del derecho divino de los reyes a creer en el mito de la soberanía del pueblo".

¿Porqué no aprovechamos las circunstancias tan adecuadas para dejarnos de creer en el mito del derecho divino de los gobiernos para decidir sobre las resultas petroleras legadas a Venezuela por la providencia, y le entregamos ese derecho directamente a los ciudadanos?
El Presidente Maduro le informo a la Asamblea Nacional sobre la necesidad de aumentar el precio de la gasolina comercializada en Venezuela… ése que de hace tiempo ni remotamente cubre ni siquiera los costos de su distribución…por cuanto “es una distorsión”. Es mucho más que eso. Representa un crimen económico de lesa humanidad. Los actuales revolucionarios de pacotilla, por miedosos y faltos de confianza, no se atrevieron hacer un solo aumento durante 17 años.
Pero miedo a protestas sí deberían tener, si de repente el país llegase a sospechar que los bolívares que obtengan de tal aumento, se estuviesen yendo por los desaguaderos de la ineficiencia, como Fondos de Misiones y Grandes Misiones, o en una vulgar corrupción.
Es el momento para que la Asamblea Nacional apoye un considerable aumento en el precio de la gasolina. Eso si, siempre y cuanto todos los bolívares resultantes se repartan entre todos los venezolanos en partes iguales, para así permitir que el valor de la gasolina quemada en contaminantes colas venezolanas, al fin se pueda traducir en alimentos, medicinas o en lo-que-me-da-la-gana-y-lo-necesito.
Pero el gobierno tampoco tiene porque quejarse. A mayor el aumento del precios, mayor será la reducción del consumo y del contrabando de extracción, y con lo cual mayores pueden ser las exportaciones de petróleo a quienes nos pagan. Y nadie puede dudar que todo dólar de ingreso adicional, es de vital importancia para Venezuela lograr mantener la cabeza sobre el agua, hasta que aprenda nadar sin el petróleo a precios altísimos.
Y cuando el país se de cuenta de cuán bien puede funcionar la entrega directa de recursos a los ciudadanos, entraríamos a un proceso verdaderamente revolucionario. Ése de librarnos para siempre de todas esas revoluciones chimbas que solo buscan imponernos caciques-relevistas, provenientes de ese sobrepoblado bullpen de quítate-tú-pa-ponerme-yos con que cuenta Venezuela.
La revolución de responsabilizar al ciudadano en lugar de encargar al cacique y sus caciquillos, sería la verdadera salida... ésa que significaría mucho más que un simple escape de lo bochornosamente malo… ésa que significaría una gran entrada a un mejor y gran futuro para Venezuela.

Noticiero Digital 

17 de diciembre de 2015

Si yo fuese uno de los 112, o uno de los 55 diputados

Eso de ser gobierno u oposición no va conmigo. Cada uno de los diputados elegidos tiene una responsabilidad personal ante el país.
En tal sentido, de ser un diputado en la Asamblea de la Venezuela actual, uno de los 112 o uno de los 55, no dudaría un segundo en proponer, el 5 de Enero de 2016 lo siguiente: 
Hacer de tripas corazón para encontrar como poner a funcionar unos cuantos miles de autobuses más, y simultáneamente incrementar algo así como unas 500 veces el precio de la gasolina y del diesel. 
Todos los bolívares adicionales así obtenidos, serían repartidos por igual entre todos los venezolanos registrados en el Registro Electoral y entre todos los niños atendiendo cualquier colegio venezolano. Tales pagos podrían por ejemplo ejecutarse mediante depósitos en tarjetas de debito (en el caso de los niños en tarjetas a nombre de sus mamás).
Con esos ingresos se ayudaría a los venezolanos sobrevivir los ajustes resultantes de eliminar el perverso control de cambio que lo único que alimenta de verdad, es la corrupción.
Y de seguro el menor consumo y bachaqueo de la gasolina y el diesel pondría, a la disposición del gobierno, quizás unos 300.000 barriles diarios adicionales, los cuales podrían ser exportados adonde nos pagan de verdad verdad, aún sea a los actuales precios bajos.
Y esos 300.000 a US$ 30 por barril = US$ 9.000.000 los inyectaría diariamente al libre mercado cambiario.
Y si los que tienen carros que aún funcionan se me quejan, les ofrecería la posibilidad de reexportar (bachaquear) sus vehículos adonde quieran, y vender las divisas así obtenidas a la tasa más alta que consigan… todo sin trabas algunas.
Pero no soy uno de los 112, o uno de los 55 diputados… por vivir fuera de Venezuela en estos momentos, ni siquiera tuve derecho a votar por esos legisladores.
El que crea que la difícil situación económica de Venezuela pueda mejorar sin pasar por un muy pero muy fuerte aumento en el precio de la gasolina, no sabe de economía.
El que crea que las difíciles circunstancias económicas por las cuales están atravesando muchos de nuestros compatriotas no requiere de un muy pero muy fuerte aumento en el precio de la gasolina, no sabe de justicia social.
Regalar la gasolina como hace Venezuela en la actualidad es un crimen económico (y ecológico) de lesa humanidad.
Y por supuesto exigiría que se acaben todos los arreglitos entre amiguitos, y que todo el petróleo que se exporte, se venda a quien mas nos ofrece pagar, de contado.
Y por supuesto firmaria apoyando las Amnistías y los Referendos que me pongan por delante... pero mi responsabilidad principal es con los que no tienen con que.
PS:




Noticiero Digital

10 de diciembre de 2015

Es irrelevante que Maduro sea Presidente. La oposición, la MUD, el 6D, recibió un inmenso mandato de sacar el país adelante

Así que a la MUD simplemente no tiene el derecho de ponerse a guabinear y considerar los costos políticos de las propuestas y acciones necesarias.
En tal sentido la MUD debería agarrar el toro por los cachos y sugerir al país comenzar eliminar las distorsiones producidas por el dizque sistema cambiario; y sugerir amortiguar los principales costos sociales de aquello, usando los ingresos derivados de aumentar sustancialmente los precios de la gasolina.
En lo personal, ruego que el ingreso que puede producir aumentar el precio de la gasolina a su valor real de mercado mundial, le sea entregado a todos los ciudadanos venezolanos por igual, en efectivo, siguiendo los ejemplos de una Finlandia que también busca librarse de quienes parten y reparten para quedarse con la mayor parte.

Aqui mas detalles

19 de octubre de 2015

En Venezuela el partir y repartir para quedarse con la mejor parte, es un negocio demasiado bueno para ellos, los del gobierno, como para ser bueno para nuestro bienestar

Leemos a Gustavo Coronel: “Yo le pido a la MUD que explique con palabras sencillas al país la magnitud de la tragedia que ha generado el régimen castro-chavista en materia de pérdida de ingresos reales de los venezolanos. Que se diga claramente que dar dinero a los pobres en forma de subsidios y limosnas no es la solución para la pobreza. Al contrario este mecanismo los hunde más en la pobreza.” Y sin duda, la mayoría de los venezolanos, ricos y pobres, estarían de acuerdo con Coronel
Pero simultáneamente leemos a Tim Harford en el Financial Times "¿Necesitan desarrollo? Solo entreguen dinero"… y algunos, incluyendo Gustavo Coronel, deberían entrar en serias dudas.
David Evans y Anna Popova del Banco Mundial examinaron 19 ensayos aleatorios de todo el mundo estudian las transferencias de efectivo. Ninguno de ellos encontró evidencia de que el gasto en alcohol o el tabaco había aumentado en una cantidad estadísticamente significativa. Los pobres tienen mejores cosas que o con el dinero y con frecuencia pasan bien o incluso invertir con éxito.”
“Y Chris Blattman (de la Universidad de Columbia) y sus colegas sometieron a una prueba que podría considerarse como buscando la destrucción total del concepto de ‘dar dinero en efectivo’. Repartieron $ 200 a la vez a los ladrones sin hogar y los traficantes de drogas en los barrios pobres de Liberia como parte de un ensayo aleatorio más grande. Difícilmente se podría pensar en una inyección con más probabilidades de ser derrochado dinero en efectivo. Y, sin embargo, en promedio, sólo $ 8 se gasto en consumo de alcohol o drogas; el resto se gastó en alquiler, comida, ropa e ‘inversiones empresariales’. El más exitoso de ellos fue un barril lleno de bebida fuerte que fue revendido por taza en la calle.”
¿Que hubiese pasado si en Venezuela durante los últimos 15 años se hubiese repartido, no como limosnas y subsidios, sino como dividendos en efectivo todas las resultas petroleras, a todos los venezolanos por igual? El que sostiene que el país estaría peor de lo que esta hoy, es simplemente un mentiroso.
Nuestro problema como nación reside en que el negocio del partir y repartir para quedarse con la mejor parte de lo entregado a todos por la providencia, es demasiado jugoso y atractivo para quienes aspiran gobernarnos.
Compatriotas, reclamemos todos nuestro dividendo, en efectivo, via un Ingreso Básico Universal.. no por via de gasolina regalada... no por via de dólares preferenciales... no por via de viviendas.... no por via de cualquier otra idiota ocurrencia.

P.S. Hasta en Finlandia tienen que quitarle el negocio a los repartidores

29 de julio de 2015

Ante CIDH de OEA denuncie el crimen economico de lesa humanidad que significa regalar la gasolina en Venezuela. Ni pio.

email de: cidhdenuncias@oas.org.
Estimado/a solicitante:
Su solicitud fue recibida el día de hoy y será evaluada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Oportunamente se le informará a la dirección de correo electrónico proporcionado, si la solicitud fue otorgada.
A partir del 18 de septiembre de 2015 recibirá una notificación con la decisión respecto a su solicitud. Desde el 9 de octubre de 2015 el calendario de audiencias se podrá encontrar en www.cidh.org
A continuación encontrará una copia de la solicitud enviada:
"6. Por favor copiar y pegar en el recuadro siguiente el texto del documento de sustento y objetivo que adjuntó en la pregunta anterior, para efectos de verificar la información necesaria de su solicitud. De no proveer esta información, su solicitud de audiencia o reunión de trabajo no podrá ser considerada."

Solicitud de una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para discutir la posible calificación de un subsidio indebido, como un crimen económico de lesa humanidad, con el fin de lograr su condenatoria.

Antecedentes legales:
La Carta de la Organización de los Estados Americanos establece entre sus principios que "la eliminación de la pobreza crítica… constituye responsabilidad común y compartida de los Estados americanos. (Art: 3.f), e igualmente que han de "dedicar sus máximos esfuerzos a la consecución de… Distribución equitativa del ingreso nacional; (Art. 34.b). 
La Convención Americana Sobre Derechos Humanos (1969) establece en su artículo 26 que "Los Estados partes se comprometen a… lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que se derivan de las normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y cultura, contenidas en la Carta de la OEA… en la medida de los recursos disponibles, por vía legislativa u otros medios apropiados". 
Y finalmente en el caso de los "Cesantes y Jubilados de la Contraloría vs. Perú" (2009) se ha sentado jurisprudencia cuando en la sentencia leemos que la CIDH "es competente para decidir si el Estado ha incurrido en una violación o incumplimiento de alguno de los derechos reconocidos en la Convención, inclusive en lo concerniente al artículo 26 de la misma". 
Petición:
En base a lo anterior pido una audiencia discutir el tema relativo a sobre cuando el otorgamiento de unos subsidios económicos indebidos otorgados por un Estado, pueda considerarse violatorio de los derechos económicos de sus ciudadanos.
El caso especifico sobre el cual desearía basar la discusión es en referencia a la gasolina que para todos los fines prácticos se regala en Venezuela, en perjuicio de quienes no la consumen y en perjuicio de quienes tienen otras necesidades insatisfechas.
A tal fin me permito anexarles el link a un articulo publicado en El Universal en Diciembre 2009 en el cual ya discuto la posibilidad de solicitarles una discusión sobre el tema:
De esa fecha acá el precio de la gasolina aun no ha sido ajustado, y la perversión del subsidio va en aumento. Les anexo un calculo hecho para Agosto 2014.
Permítame asegurarle que en estos momentos el precio oficial de un litro de leche es de alrededor de 300 veces mayor que el precio de un litro de gasolina… y si eso no es un crimen económico de lesa humanidad no se que lo puede ser.
Atentamente
Per Kurowski
Venezolano
Cedula de Identidad 1.799.580
Washington 29 de Julio de 2015

9 de junio de 2015

Disculpa... pero como que Simón Bolívar fue el primero de esa larga cadena de “quítate-tu-pa-ponerme-yo” que nos tienen subyugados

Las riquezas del subsuelo son privilegio y monopolio del Estado venezolano. Simón Bolívar lo heredó de Carlos III…
“Las minas son de mi Real Corona […] Sin separarlas de mi Real Patrimonio, las concedo a mis vasallos, en propiedad y en posesión, de tal manera que puedan venderlas, permutarlas, arrendarlas, donarlas, dexarles en testamento…” Así lo dispuso Carlos III.
En 1783 el rey Carlos III decretó que las Ordenanzas de Minería ampliaran el dominio de la corona más allá de las minas metálicas, desde los “minerales perfectos”, el oro y la plata, hasta lo menos perfecto, como los “líquidos de la tierra”.
El 24 de Octubre de 1829, Bolívar decretó que las Ordenanzas de Minería de 1783 continuarían en vigor. El Libertador declaró… que la propiedad de las minas de petróleo y demás combustibles, como todas las otras minas, pasaron del dominio de la Real Corona al dominio de la República… Fin de cita.
Y de ahí hasta la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.
Artículo 12. Los yacimientos mineros y de hidrocarburos, cualquiera que sea su naturaleza, existentes en el territorio nacional, bajo el lecho del mar territorial, en la zona económica exclusiva y en la plataforma continental, pertenecen a la República, son bienes del dominio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles. Las costas marinas son bienes del dominio público. 
Artículo 302. El Estado se reserva, mediante la ley orgánica respectiva, y por razones de conveniencia nacional, la actividad petrolera y otras industrias, explotaciones, servicios y bienes de interés público y de carácter estratégico. El Estado promoverá la manufactura nacional de materias primas provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables, con el fin de asimilar, crear e innovar tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y bienestar para el pueblo. 
Artículo 303 Por razones de soberanía económica, política y de estrategia nacional, el Estado conservará la totalidad de las acciones de Petróleos de Venezuela, S.A., o del ente creado para el manejo de la industria petrolera, exceptuando las de las filiales, asociaciones estratégicas, empresas y cualquier otra que se haya constituido o se constituya como consecuencia del desarrollo de negocios de Petróleos de Venezuela, S.A.

Por lo que solo puedo deducir que Simón Bolívar, por grande que haya sido, con su “quítate-Carlitos-III-pa-ponerme-yo”, y disculpen Ustedes, fue el primero de esa larga cadena de “quítate-tu-pa-ponerme-yos”, que nos han impedido a los ciudadanos venezolanos acceder de pleno derecho y sin distorsiones producidas por caciques y caciquillos, esas riquezas sembradas por la providencia en nuestras tierras.
Para cuando vamos a dejar el ¿Quítense-Todos-Ustedes-Caciques Pa-Ponernos-Todos-Nosotros-Los-Ciudadanos?... ¿Para cuando se acabe el petróleo o no valga nada?
¿Cuando iremos en búsqueda de una Independencia mucho más completa? 

22 de febrero de 2015

Adhesión al documento de transición suscrito por María Corina Machado, Antonio Ledezma y Leopoldo López

Ejerciendo los derechos establecidos en la Constitución de Venezuela, el dueño de éste blog se adhiere al pedido contenido en el documento suscrito por María Corina Machado, Antonio Ledezma y Leopoldo López, de una transición política para nuestro sufrido país. 
El dueño de éste blog se reserva el derecho de propiciar por todos los medios el desmantelamiento total de ese poder que resulta de colocar nuestras resultas petroleras en manos de un cacique con sus caciquillos. Cualquier historiador o analista económico se referirá atónito a los 100 años transcurridos desde Zumaque 1, como una época caracterizada por la bobalicona sumisión de sus ciudadanos ante una chequera que contenía sus propias resultas petroleras.
Asimismo el dueño de éste blog se reserva el derecho de reclamar la suspensión de la entrega gratuita de nuestra gasolina a ciudadanos venezolanos quienes no han hecho nada en absoluto para ser los solos merecedores de recibir tales gigantescas dádivas.
Per Kurowski

14 de febrero de 2015

Venezuela merece más que un “Quítanos-a-estos-pa-poner-a-estos”

En el Financial Times de Londres de hoy, Febrero 14 2015, Tom Burgis escribe “Nigeria destejida”. Lo subtitulan: “El petróleo debería haber hecho rico al país. En cambio, ha distorsionado su economía, allanado el camino para una clase política corrupta - y a su vez matando a una floreciente industria textilera". Leemos:
“Miles de millones de dólares asignados para arreglar las centrales eléctricas degradadas y la red de transmisión en ruinas, han sido despilfarrados o robados… 
A mediados de la década de 1980, Nigeria tenía 175 textileras, hoy todos menos 25 cerraron. De las 350.000 personas empleadas en la industria de su apogeo, todos menos 25.000 han perdido sus puestos de trabajo… Los 500.000 agricultores que cultivaban el algodón para las textileras ya no lo hacen. Los empleos formales en Nigeria son escasos y valiosos… Hay, 16 fábricas en China dedicadas a producir textiles con un distintivo ‘Hecho in Nigeria’ cosido en estos. 
[Y eso es] sólo uno de los síntomas de la privación en Nigeria. La clase política nacional abandono su deber cívico para alinear sus propios bolsillos. El tejido social ha sido rasgado… La violencia se ha convertido en el tenor de vida.
Nigeria tiene todo: tierras fértiles, gran riqueza natural, universidades que hicieron de los nigerianos profesionales la envidia de África… Pero el petróleo ha enfermado del corazón de Nigeria.
En Nigeria, la venta de petróleo crudo y gas natural genera alrededor del 70 por ciento de los ingresos del gobierno; en el recién nacido Sudán del Sur la cifra es de 98 por ciento. Los impuestos, los ingresos aduaneros … todo de lo que el Estado depende en las naciones desarrolladas para financiarse y que requiere de la aprobación de los ciudadanos - importa mucho menos que quedarse con el dinero de las resultas petroleras. En 2014 neto del petróleo, solo el 4% de los ingresos fiscales dependían de los ciudadanos. 
Nigeria ha pagado un altísimo precio por el dudoso honor de ser el mayor productor de petróleo del continente.”

Amigos compatriotas, veamos a Nigeria y veamos a nuestro propio país. Aceptemos que es imposible competir con el petróleo y por lo que si no hacemos algo muy drástico al respecto, estamos condenados a vivir del petróleo, con todas las degeneraciones económicas y políticas que eso implica.
¿Qué hacemos? Como saben llevo mas de una década y mas de 100 artículos publicados, en El Universal antes que fuese censurado, proponiendo que por lo menos para librarnos de la maldición política y social del petróleo, debemos entregarle directamente a los ciudadanos su cuota parte de las resultas petroleras.
Pero quizás lo que deberíamos hacer, es simplemente destruir el 80 por ciento de nuestra capacidad de extraer petróleo, para así permitir que en su lugar pueda brotar una nación con ciudadanos libres no subyugados; y cuyo futuro depende de sus propias capacidades y no de las ocurrencias de sus siempre nuevo-ricos caciques.
Lamentablemente, en la actualidad, en Venezuela, carecemos de un plan distinto al de “quítanos-a-estos-pa-poner-a-estos”
@PerKurowski

31 de diciembre de 2014

¿Como llegamos de aquí a allá?

Sin duda Venezuela se encuentra en un valle de lagrimas del cual necesita salir. No obstante, para lograr aquello es necesario dos cosas que aún no existen. 
Primero la descripción de una valle verde lo suficientemente diferenciado del actual, para que ese allá se transforme en un destino que sea deseado con suficiente intensidad por una mayoría. Segundo, un mapa que contenga la ruta de cómo ir de aquí a allá.
Estamos en un país donde el gobierno con regularidad se preocupa más de cómo le va con el petróleo, que de cómo le va a los ciudadanos, por lo cual nosotros simplemente vivimos en el negocio de ellos.
Por ello de nuevo propongo un valle verde donde absolutamente todos los ingresos del gobierno provengan de los ciudadanos, con nombre y apellido, y para que nuestros gobernantes no tengan la menor duda sobre a quienes se deben, y a quienes deben servir.
Obviamente lo anterior debe comenzar con una constituyente ciudadana que antes que nada reglamente dos aspectos. 
Primero, el establecimiento de una Junta Ciudadana para los Recursos Naturales de Venezuela, encargada de representar los intereses de la ciudadanía; y de decidir cuantas son las resultas derivadas que pueden ser repartidas, obviamente después de asegurar que existan los fondos suficientes para acometer las inversiones necesarias para la extracción de tales recursos naturales. 
Segundo, el mecanismo de distribución. Ese debe basarse en que el 100% de las resultas disponibles deben ser repartidas por igual entre todos los venezolanos que cumplan alguna característica determinada, por ejemplo haber nacido en el país y de padres venezolanos, y sin que alguna autoridad pueda intervenir discriminando los receptores de manera subjetiva.
¿Pero donde queda el gobierno? El gobierno podrá siempre retener un porcentaje de cada cuota de resulta individual, contra la entrega de un recibo por impuestos pagados a cada ciudadano, con nombre y apellido. Al principio es obvio que tal porcentaje de retención será bastante elevado, pero igual debe haber un cronograma fijo que lo reduzca, digamos a un máximo del 20% al cabo de 10 años.
Hace unos 80 años un escritor sueco, Hjalmar Söderberg, dijo: "Si uno niega la responsabilidad del individuo por sus acciones, es demasiado estúpido tratar de pasar esa responsabilidad a una sociedad compuesta por individuos."
Y por supuesto, el enseñar a cada quien valerse por si mismo, y no depender de lo que papá-papaúpa gobierno decida hacer con el petróleo, implica una revolución educativa. Y obvio que para eso necesitamos reeducar a los maestros. ¿Como pueden educar quienes ni siquiera protestan que en su país se regale gasolina por un valor superior a los que se gasta en todos los programas sociales juntos?
Amigos, ya esta más que suficientemente llegada la hora para que los venezolanos nos responsabilicemos por nuestras resultas petroleras; y así al mismo tiempo logremos arrebatarle a quienes nos gobiernan, esa madera con la cual siempre nos golpean… nos golpean.
Amigos, ya esta más que suficientemente llegada la hora para que nos consigamos unos líderes que quieran llevarnos a ese valle verde para ahí servirnos, sin ellos querer caerle a palos a la piñata con nuestras resultas petroleras. 
Amigos, ya esta más que suficientemente llegada la hora para que aprendamos a respetar el petróleo, siendo eso la única manera de poder levantar la maldición del petróleo. Designemos el Día del Petróleo, y en nuestras iglesias demos gracias a la providencia por habernos bendecido con ese recurso… ¡Feliz 2015!
PS. Increíble que quienes hace 15 años soñaban con un petróleo a US$ 30, hoy tienen pesadillas por cuanto bajo a US$60 el barril.
@PerKurowski



17 de diciembre de 2014

No hay duda que Venezuela relativo a sus posibilidades es el país más quedado atrás del mundo… pero

igual no puede haber duda que eso no se resuelve, de manera sostenible, permitiéndole a otros papaúpas manejarle a los ciudadanos sus propias resultas petroleras

31 de octubre de 2014

Venezuela Guatepeor

En estos días recibí cientos de correos electrónicos instando me a ver unas palabras pronunciadas por Gloria Álvarez, de Guatemala, durante una reunión denominada Parlamento Iberoamericano de la Juventud. Su discurso versaba sobre la indiscutible necesidad que tenemos de eliminar el populismo en nuestros países.
Me encanto cuando hablo sobre la necesidad de terminar con quienes ofrecen derechos como salud y educación, sin especificar quienes y como se van a pagar, para que luego, cuando éstos servicios no les son entregados al pueblo, se origine ese malestar que incentiva nuestras poblaciones a recurrir a regímenes totalitarios.
Y Álvarez cito a Florentino Portero de la Universidad Nacional a Distancia, de España, refiriéndose a quienes utilizan la democracia para legitimar unos bajos intereses, hablando sobre el “atajo con el cual se juega con las pasiones ilusiones e ideales de la gente… para prometer lo que es imposible… aprovechándose de la miseria de la gente… dejando fuera absolutamente toda la razón y la lógica en la toma de decisiones… para así jugar con la necesidad del pueblo, para así sencillamente imponer una dictadura:” 
Hasta ahí la seguí… enteramente de acuerdo. Pero, en ese momento Álvarez nos ofreció como solución: “La República”, y sugiere que podemos desmantelar el populismo mediante el uso de la tecnología de información. 
Puede que eso le resulte a Guatemala, Dios lo quiera, lamentablemente, para el caso nuestro, Venezuela es Guatepeor.
En una nación donde el Estado recibe el 97 por ciento de todas las exportaciones del país… no hay República ni comunicación que valga… eso es, a menos que se logre arrancarle al estado ese extraordinario poder que, recurrentemente, llegan a representar nuestras resultas petroleras. 
Ahora bien, la tecnología sí nos podría servir. Sueño con ese día que los venezolanos, mediante el depósito en una tarjeta electrónica el primer lunes de cada mes, reciban el 100% de su cuota parte de las resultas petroleras. Ése día de seguro nos liberaríamos de ese excesivo poder económico centralizado que nos tiene subyugados… y viviendo dentro de un negocio de otros, el de los gobernantes/políticos de turno. Ese día nosotros, los ciudadanos, ya no sobraríamos y podemos entonces comenzar a ser nación.
Sé que muchos de ustedes están preocupados por la baja de los precios petroleros. Yo también. No obstante, mientras el gobierno se lleva todas nuestras resultas petroleras, que nos sirva de algún consuelo que, por cada dólar que baje el precio del petróleo, aumenta nuestra importancia como ciudadanos.
Cuando en 1999 se discutió nuestra actual Constitución, los precios del petróleo rondaba los 10 dólares por barril y el “The Economist” predecía 5 dólares por barril. Por esa razón simplemente no logre interesar a nadie de los constituyentes, en el tópico de un estado excesivamente rico.
Si hoy, tras 15 años de increíble bonanza petrolera bajada por un sucio escusado, tuviésemos una asamblea constituyente de ciudadanos, sin los quítate tus-pa-ponerme-yos, estoy seguro que otro gallo cantaría.
Acabo de regresar de una conferencia sobre el tema vital de la independencia del sistema judicial. Ahí le pregunté a los expositores: “¿En un país donde el Poder Ejecutivo recibe el 97% de todas las exportaciones… cuánta independencia pudiésemos esperar que el Poder Judicial tuviese?… ¿El 15%?”. No me respondieron, pero me dio la impresión que ese porcentaje les pareció bastante alto.

22 de octubre de 2014

¿Pueblo inteligente y corajudo, o pueblo bien pendejo?


Venezolanos, a los 100 años, y 154 días de sumisión, ante quienes manejan nuestras resultas petroleras, les pregunto.
¿De verdad consideramos que el cacique de turno, o quien sea que ocupe su puesto, junto a su grupito intimo de amiguitos, esta en mejor capacidad de manejar las 29 millones de cuotas de resultas petroleras nuestras, que cada quien de nosotros la propia de aproximadamente $200 por mes?
¿Si un "SI", es eso un reflejo de un pueblo inteligente y corajudo, o más bien de un pueblo bien pendejo? 
No me respondan a mi... ¡respóndanse a ustedes mismos¡... (si se atreven)

23 de agosto de 2014

“¡Ahí está el detalle!”

¿Una asamblea de los de-ésta-manguangua-no-nos-sacan; o una de los quítate-tú-pa-ponerme-yos; o una de ciudadanos deseosos de asumir la responsabilidad por la siembra de sus propias cuota partes de las resultas petroleras? Como diría el genio de Cantinflas… “¡Ahí está el detalle!”
Hace unas 3 semanas cumplimos 100 años esperando que quienes nos gobernasen sembrasen bien nuestras resultas petroleras. Vista los pobres resultados sostenibles obtenidos, nadie puede, sin que se le deba caer la cara de vergüenza, argumentar que eso lo hayan logrado.
E igualmente nadie puede argumentar que la centralización en el Estado del poder económico que representa nuestras resultas petroleras, haya permitido profundizar nuestra democracia.
Y aún así como que nos estamos encaminando a otros 100 años de mala siembras de resultas, y de triste sumisión ciudadana ante caciques hechos poderosos con lo nuestro.
¿Cómo es eso posible? Antes que nada, por cuanto las fuerzas motivacionales de los que buscan usurpar el máximo de todas las resultas-petroleras, son mayores que las de un ciudadano que solo busca que le entreguen su cuota parte de éstas.
Pero quizás la motivación de buscar una unión que hoy permita librarnos de la angustia de vivir en un país de divididos también sea importante. Y nada podría exorcizar tanto la desunión, como el repartirnos las resultas petroleras por igual entre todos.
Y por cuanto todos los muy deseosos distribuidores usaran todas sus habilidades mesiánicas para convencernos que aquello no nos conviene, es importante que recordar algunas razones del por qué sí lo queremos.
I: Cuando un Estado recibe sus ingresos fiscales directamente de los ciudadanos, sus gobernantes tienen un interés vital en que a los ciudadanos les vaya bien. Cuando reciben un ingreso relancino, como son las resultas petroleras, ese vínculo no existe.
II. En la distribución de las resultas petroleras, a cuenta de que “el que parte y reparte se queda con la mejor parte”, y a cuenta de la misma ineficiencia de los distribuidores, perdemos una inmensa parte del valor de esas resultas; al mismo tiempo que se distorsiona todo el proceso de consumo y asignación de recursos en la economía. ¿Aceptaría una mayoría que se regale gasolina si ese regalo les significa un menor cheque mensual?
III. Esas resultas petroleras le fueron entregadas a los venezolanos por la providencia… sin que Venezuela haya hecho nada para merecerlas… por lo cual no tenemos un derecho moral para no distribuirlas equitativamente.
IV. Hay quienes sostienen que esas resultas deben ir a quienes más lo necesitan. ¡Pues no! Por cuanto eso requeriría de esos medidores de necesidades y determinadores de merecimiento de los cuales justamente necesitamos escapar. Además, al hablar de justicia entre pobres y ricos, no se nos olvide la justicia entre los pobres… por ejemplo no es justo que algunos pobres se lleven una súper-tajada vía una vivienda gratis y otros, como consecuencia de aquello, reciban mucho menos 
V. Y quienes andan creyendo en descentralizaciones como elemento generador de bienestar colectivo, por ejemplo en los concejos comunales, deberían estar entre los más interesados en no corromper a estas asignándoles el rol de distribuidor de resultas petroleras. No olvidemos que si bien el papa Estado puede ser bien malo, igualmente con demasiada frecuencia, se da lo de “pueblo chico infierno grande”
Amigos, busquemos hoy la unión donde mejores posibilidades tengamos de encontrarla.