16 de mayo de 2016

En Venezuela, o nos falta una élite funcional, o nos sobra una élite disfuncional… ustedes deciden


En estos momentos, sin comida y sin medicinas, se discute cuanta deuda externa, de esa que tendrá que ser pagada por nuestros hijos, debemos contratar para que funcione un sistema donde en principio le seguimos regalándole gasolina a los padres. 

Un pais donde escasea la comida y las medicinas se regala la gasolina eso representa un crimen económico contra la humanidad 
¿Con cuantos educadores educados, contamos en Venezuela para educar al país?
El crimen de la gasolina regalada

PS. Desde Renny Ottolina no recuerdo ninguna figura pública que haya asumido la responsabilidad de ser élite. 

17 de enero de 2016

Asamblea Nacional aúpen el aumento del precio de la gasolina, pero que los bolívares se entreguen a los ciudadanos.

Yuval Noah Harari en "Sapiens, una breve historia de la humanidad", 2015 escribe: "Bajo las circunstancias adecuadas los mitos pueden cambiar rápidamente. En 1789 la población francesa cambió casi en un día, de creer en el mito del derecho divino de los reyes a creer en el mito de la soberanía del pueblo".

¿Porqué no aprovechamos las circunstancias tan adecuadas para dejarnos de creer en el mito del derecho divino de los gobiernos para decidir sobre las resultas petroleras legadas a Venezuela por la providencia, y le entregamos ese derecho directamente a los ciudadanos?
El Presidente Maduro le informo a la Asamblea Nacional sobre la necesidad de aumentar el precio de la gasolina comercializada en Venezuela… ése que de hace tiempo ni remotamente cubre ni siquiera los costos de su distribución…por cuanto “es una distorsión”. Es mucho más que eso. Representa un crimen económico de lesa humanidad. Los actuales revolucionarios de pacotilla, por miedosos y faltos de confianza, no se atrevieron hacer un solo aumento durante 17 años.
Pero miedo a protestas sí deberían tener, si de repente el país llegase a sospechar que los bolívares que obtengan de tal aumento, se estuviesen yendo por los desaguaderos de la ineficiencia, como Fondos de Misiones y Grandes Misiones, o en una vulgar corrupción.
Es el momento para que la Asamblea Nacional apoye un considerable aumento en el precio de la gasolina. Eso si, siempre y cuanto todos los bolívares resultantes se repartan entre todos los venezolanos en partes iguales, para así permitir que el valor de la gasolina quemada en contaminantes colas venezolanas, al fin se pueda traducir en alimentos, medicinas o en lo-que-me-da-la-gana-y-lo-necesito.
Pero el gobierno tampoco tiene porque quejarse. A mayor el aumento del precios, mayor será la reducción del consumo y del contrabando de extracción, y con lo cual mayores pueden ser las exportaciones de petróleo a quienes nos pagan. Y nadie puede dudar que todo dólar de ingreso adicional, es de vital importancia para Venezuela lograr mantener la cabeza sobre el agua, hasta que aprenda nadar sin el petróleo a precios altísimos.
Y cuando el país se de cuenta de cuán bien puede funcionar la entrega directa de recursos a los ciudadanos, entraríamos a un proceso verdaderamente revolucionario. Ése de librarnos para siempre de todas esas revoluciones chimbas que solo buscan imponernos caciques-relevistas, provenientes de ese sobrepoblado bullpen de quítate-tú-pa-ponerme-yos con que cuenta Venezuela.
La revolución de responsabilizar al ciudadano en lugar de encargar al cacique y sus caciquillos, sería la verdadera salida... ésa que significaría mucho más que un simple escape de lo bochornosamente malo… ésa que significaría una gran entrada a un mejor y gran futuro para Venezuela.

Noticiero Digital 

17 de diciembre de 2015

Si yo fuese uno de los 112, o uno de los 55 diputados

Eso de ser gobierno u oposición no va conmigo. Cada uno de los diputados elegidos tiene una responsabilidad personal ante el país.
En tal sentido, de ser un diputado en la Asamblea de la Venezuela actual, uno de los 112 o uno de los 55, no dudaría un segundo en proponer, el 5 de Enero de 2016 lo siguiente: 
Hacer de tripas corazón para encontrar como poner a funcionar unos cuantos miles de autobuses más, y simultáneamente incrementar algo así como unas 500 veces el precio de la gasolina y del diesel. 
Todos los bolívares adicionales así obtenidos, serían repartidos por igual entre todos los venezolanos registrados en el Registro Electoral y entre todos los niños atendiendo cualquier colegio venezolano. Tales pagos podrían por ejemplo ejecutarse mediante depósitos en tarjetas de debito (en el caso de los niños en tarjetas a nombre de sus mamás).
Con esos ingresos se ayudaría a los venezolanos sobrevivir los ajustes resultantes de eliminar el perverso control de cambio que lo único que alimenta de verdad, es la corrupción.
Y de seguro el menor consumo y bachaqueo de la gasolina y el diesel pondría, a la disposición del gobierno, quizás unos 300.000 barriles diarios adicionales, los cuales podrían ser exportados adonde nos pagan de verdad verdad, aún sea a los actuales precios bajos.
Y esos 300.000 a US$ 30 por barril = US$ 9.000.000 los inyectaría diariamente al libre mercado cambiario.
Y si los que tienen carros que aún funcionan se me quejan, les ofrecería la posibilidad de reexportar (bachaquear) sus vehículos adonde quieran, y vender las divisas así obtenidas a la tasa más alta que consigan… todo sin trabas algunas.
Pero no soy uno de los 112, o uno de los 55 diputados… por vivir fuera de Venezuela en estos momentos, ni siquiera tuve derecho a votar por esos legisladores.
El que crea que la difícil situación económica de Venezuela pueda mejorar sin pasar por un muy pero muy fuerte aumento en el precio de la gasolina, no sabe de economía.
El que crea que las difíciles circunstancias económicas por las cuales están atravesando muchos de nuestros compatriotas no requiere de un muy pero muy fuerte aumento en el precio de la gasolina, no sabe de justicia social.
Regalar la gasolina como hace Venezuela en la actualidad es un crimen económico (y ecológico) de lesa humanidad.
Y por supuesto exigiría que se acaben todos los arreglitos entre amiguitos, y que todo el petróleo que se exporte, se venda a quien mas nos ofrece pagar, de contado.
Y por supuesto firmaria apoyando las Amnistías y los Referendos que me pongan por delante... pero mi responsabilidad principal es con los que no tienen con que.
PS:




Noticiero Digital

10 de diciembre de 2015

Es irrelevante que Maduro sea Presidente. La oposición, la MUD, el 6D, recibió un inmenso mandato de sacar el país adelante

Así que a la MUD simplemente no tiene el derecho de ponerse a guabinear y considerar los costos políticos de las propuestas y acciones necesarias.
En tal sentido la MUD debería agarrar el toro por los cachos y sugerir al país comenzar eliminar las distorsiones producidas por el dizque sistema cambiario; y sugerir amortiguar los principales costos sociales de aquello, usando los ingresos derivados de aumentar sustancialmente los precios de la gasolina.
En lo personal, ruego que el ingreso que puede producir aumentar el precio de la gasolina a su valor real de mercado mundial, le sea entregado a todos los ciudadanos venezolanos por igual, en efectivo, siguiendo los ejemplos de una Finlandia que también busca librarse de quienes parten y reparten para quedarse con la mayor parte.

Aqui mas detalles

19 de octubre de 2015

En Venezuela el partir y repartir para quedarse con la mejor parte, es un negocio demasiado bueno para ellos, los del gobierno, como para ser bueno para nuestro bienestar

Leemos a Gustavo Coronel: “Yo le pido a la MUD que explique con palabras sencillas al país la magnitud de la tragedia que ha generado el régimen castro-chavista en materia de pérdida de ingresos reales de los venezolanos. Que se diga claramente que dar dinero a los pobres en forma de subsidios y limosnas no es la solución para la pobreza. Al contrario este mecanismo los hunde más en la pobreza.” Y sin duda, la mayoría de los venezolanos, ricos y pobres, estarían de acuerdo con Coronel
Pero simultáneamente leemos a Tim Harford en el Financial Times "¿Necesitan desarrollo? Solo entreguen dinero"… y algunos, incluyendo Gustavo Coronel, deberían entrar en serias dudas.
David Evans y Anna Popova del Banco Mundial examinaron 19 ensayos aleatorios de todo el mundo estudian las transferencias de efectivo. Ninguno de ellos encontró evidencia de que el gasto en alcohol o el tabaco había aumentado en una cantidad estadísticamente significativa. Los pobres tienen mejores cosas que o con el dinero y con frecuencia pasan bien o incluso invertir con éxito.”
“Y Chris Blattman (de la Universidad de Columbia) y sus colegas sometieron a una prueba que podría considerarse como buscando la destrucción total del concepto de ‘dar dinero en efectivo’. Repartieron $ 200 a la vez a los ladrones sin hogar y los traficantes de drogas en los barrios pobres de Liberia como parte de un ensayo aleatorio más grande. Difícilmente se podría pensar en una inyección con más probabilidades de ser derrochado dinero en efectivo. Y, sin embargo, en promedio, sólo $ 8 se gasto en consumo de alcohol o drogas; el resto se gastó en alquiler, comida, ropa e ‘inversiones empresariales’. El más exitoso de ellos fue un barril lleno de bebida fuerte que fue revendido por taza en la calle.”
¿Que hubiese pasado si en Venezuela durante los últimos 15 años se hubiese repartido, no como limosnas y subsidios, sino como dividendos en efectivo todas las resultas petroleras, a todos los venezolanos por igual? El que sostiene que el país estaría peor de lo que esta hoy, es simplemente un mentiroso.
Nuestro problema como nación reside en que el negocio del partir y repartir para quedarse con la mejor parte de lo entregado a todos por la providencia, es demasiado jugoso y atractivo para quienes aspiran gobernarnos.
Compatriotas, reclamemos todos nuestro dividendo, en efectivo, via un Ingreso Básico Universal.. no por via de gasolina regalada... no por via de dólares preferenciales... no por via de viviendas.... no por via de cualquier otra idiota ocurrencia.

P.S. Hasta en Finlandia tienen que quitarle el negocio a los repartidores

29 de julio de 2015

Ante CIDH de OEA denuncie el crimen economico de lesa humanidad que significa regalar la gasolina en Venezuela. Ni pio.

email de: cidhdenuncias@oas.org.
Estimado/a solicitante:
Su solicitud fue recibida el día de hoy y será evaluada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Oportunamente se le informará a la dirección de correo electrónico proporcionado, si la solicitud fue otorgada.
A partir del 18 de septiembre de 2015 recibirá una notificación con la decisión respecto a su solicitud. Desde el 9 de octubre de 2015 el calendario de audiencias se podrá encontrar en www.cidh.org
A continuación encontrará una copia de la solicitud enviada:
"6. Por favor copiar y pegar en el recuadro siguiente el texto del documento de sustento y objetivo que adjuntó en la pregunta anterior, para efectos de verificar la información necesaria de su solicitud. De no proveer esta información, su solicitud de audiencia o reunión de trabajo no podrá ser considerada."

Solicitud de una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para discutir la posible calificación de un subsidio indebido, como un crimen económico de lesa humanidad, con el fin de lograr su condenatoria.

Antecedentes legales:
La Carta de la Organización de los Estados Americanos establece entre sus principios que "la eliminación de la pobreza crítica… constituye responsabilidad común y compartida de los Estados americanos. (Art: 3.f), e igualmente que han de "dedicar sus máximos esfuerzos a la consecución de… Distribución equitativa del ingreso nacional; (Art. 34.b). 
La Convención Americana Sobre Derechos Humanos (1969) establece en su artículo 26 que "Los Estados partes se comprometen a… lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que se derivan de las normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y cultura, contenidas en la Carta de la OEA… en la medida de los recursos disponibles, por vía legislativa u otros medios apropiados". 
Y finalmente en el caso de los "Cesantes y Jubilados de la Contraloría vs. Perú" (2009) se ha sentado jurisprudencia cuando en la sentencia leemos que la CIDH "es competente para decidir si el Estado ha incurrido en una violación o incumplimiento de alguno de los derechos reconocidos en la Convención, inclusive en lo concerniente al artículo 26 de la misma". 
Petición:
En base a lo anterior pido una audiencia discutir el tema relativo a sobre cuando el otorgamiento de unos subsidios económicos indebidos otorgados por un Estado, pueda considerarse violatorio de los derechos económicos de sus ciudadanos.
El caso especifico sobre el cual desearía basar la discusión es en referencia a la gasolina que para todos los fines prácticos se regala en Venezuela, en perjuicio de quienes no la consumen y en perjuicio de quienes tienen otras necesidades insatisfechas.
A tal fin me permito anexarles el link a un articulo publicado en El Universal en Diciembre 2009 en el cual ya discuto la posibilidad de solicitarles una discusión sobre el tema:
De esa fecha acá el precio de la gasolina aun no ha sido ajustado, y la perversión del subsidio va en aumento. Les anexo un calculo hecho para Agosto 2014.
Permítame asegurarle que en estos momentos el precio oficial de un litro de leche es de alrededor de 300 veces mayor que el precio de un litro de gasolina… y si eso no es un crimen económico de lesa humanidad no se que lo puede ser.
Atentamente
Per Kurowski
Venezolano
Cedula de Identidad 1.799.580
Washington 29 de Julio de 2015

9 de junio de 2015

Disculpa... pero como que Simón Bolívar fue el primero de esa larga cadena de “quítate-tu-pa-ponerme-yo” que nos tienen subyugados

Las riquezas del subsuelo son privilegio y monopolio del Estado venezolano. Simón Bolívar lo heredó de Carlos III…
“Las minas son de mi Real Corona […] Sin separarlas de mi Real Patrimonio, las concedo a mis vasallos, en propiedad y en posesión, de tal manera que puedan venderlas, permutarlas, arrendarlas, donarlas, dexarles en testamento…” Así lo dispuso Carlos III.
En 1783 el rey Carlos III decretó que las Ordenanzas de Minería ampliaran el dominio de la corona más allá de las minas metálicas, desde los “minerales perfectos”, el oro y la plata, hasta lo menos perfecto, como los “líquidos de la tierra”.
El 24 de Octubre de 1829, Bolívar decretó que las Ordenanzas de Minería de 1783 continuarían en vigor. El Libertador declaró… que la propiedad de las minas de petróleo y demás combustibles, como todas las otras minas, pasaron del dominio de la Real Corona al dominio de la República… Fin de cita.
Y de ahí hasta la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.
Artículo 12. Los yacimientos mineros y de hidrocarburos, cualquiera que sea su naturaleza, existentes en el territorio nacional, bajo el lecho del mar territorial, en la zona económica exclusiva y en la plataforma continental, pertenecen a la República, son bienes del dominio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles. Las costas marinas son bienes del dominio público. 
Artículo 302. El Estado se reserva, mediante la ley orgánica respectiva, y por razones de conveniencia nacional, la actividad petrolera y otras industrias, explotaciones, servicios y bienes de interés público y de carácter estratégico. El Estado promoverá la manufactura nacional de materias primas provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables, con el fin de asimilar, crear e innovar tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y bienestar para el pueblo. 
Artículo 303 Por razones de soberanía económica, política y de estrategia nacional, el Estado conservará la totalidad de las acciones de Petróleos de Venezuela, S.A., o del ente creado para el manejo de la industria petrolera, exceptuando las de las filiales, asociaciones estratégicas, empresas y cualquier otra que se haya constituido o se constituya como consecuencia del desarrollo de negocios de Petróleos de Venezuela, S.A.

Por lo que solo puedo deducir que Simón Bolívar, por grande que haya sido, con su “quítate-Carlitos-III-pa-ponerme-yo”, y disculpen Ustedes, fue el primero de esa larga cadena de “quítate-tu-pa-ponerme-yos”, que nos han impedido a los ciudadanos venezolanos acceder de pleno derecho y sin distorsiones producidas por caciques y caciquillos, esas riquezas sembradas por la providencia en nuestras tierras.
Para cuando vamos a dejar el ¿Quítense-Todos-Ustedes-Caciques Pa-Ponernos-Todos-Nosotros-Los-Ciudadanos?... ¿Para cuando se acabe el petróleo o no valga nada?
¿Cuando iremos en búsqueda de una Independencia mucho más completa? 

22 de febrero de 2015

Adhesión al documento de transición suscrito por María Corina Machado, Antonio Ledezma y Leopoldo López

Ejerciendo los derechos establecidos en la Constitución de Venezuela, el dueño de éste blog se adhiere al pedido contenido en el documento suscrito por María Corina Machado, Antonio Ledezma y Leopoldo López, de una transición política para nuestro sufrido país. 
El dueño de éste blog se reserva el derecho de propiciar por todos los medios el desmantelamiento total de ese poder que resulta de colocar nuestras resultas petroleras en manos de un cacique con sus caciquillos. Cualquier historiador o analista económico se referirá atónito a los 100 años transcurridos desde Zumaque 1, como una época caracterizada por la bobalicona sumisión de sus ciudadanos ante una chequera que contenía sus propias resultas petroleras.
Asimismo el dueño de éste blog se reserva el derecho de reclamar la suspensión de la entrega gratuita de nuestra gasolina a ciudadanos venezolanos quienes no han hecho nada en absoluto para ser los solos merecedores de recibir tales gigantescas dádivas.
Per Kurowski

14 de febrero de 2015

Venezuela merece más que un “Quítanos-a-estos-pa-poner-a-estos”

En el Financial Times de Londres de hoy, Febrero 14 2015, Tom Burgis escribe “Nigeria destejida”. Lo subtitulan: “El petróleo debería haber hecho rico al país. En cambio, ha distorsionado su economía, allanado el camino para una clase política corrupta - y a su vez matando a una floreciente industria textilera". Leemos:
“Miles de millones de dólares asignados para arreglar las centrales eléctricas degradadas y la red de transmisión en ruinas, han sido despilfarrados o robados… 
A mediados de la década de 1980, Nigeria tenía 175 textileras, hoy todos menos 25 cerraron. De las 350.000 personas empleadas en la industria de su apogeo, todos menos 25.000 han perdido sus puestos de trabajo… Los 500.000 agricultores que cultivaban el algodón para las textileras ya no lo hacen. Los empleos formales en Nigeria son escasos y valiosos… Hay, 16 fábricas en China dedicadas a producir textiles con un distintivo ‘Hecho in Nigeria’ cosido en estos. 
[Y eso es] sólo uno de los síntomas de la privación en Nigeria. La clase política nacional abandono su deber cívico para alinear sus propios bolsillos. El tejido social ha sido rasgado… La violencia se ha convertido en el tenor de vida.
Nigeria tiene todo: tierras fértiles, gran riqueza natural, universidades que hicieron de los nigerianos profesionales la envidia de África… Pero el petróleo ha enfermado del corazón de Nigeria.
En Nigeria, la venta de petróleo crudo y gas natural genera alrededor del 70 por ciento de los ingresos del gobierno; en el recién nacido Sudán del Sur la cifra es de 98 por ciento. Los impuestos, los ingresos aduaneros … todo de lo que el Estado depende en las naciones desarrolladas para financiarse y que requiere de la aprobación de los ciudadanos - importa mucho menos que quedarse con el dinero de las resultas petroleras. En 2014 neto del petróleo, solo el 4% de los ingresos fiscales dependían de los ciudadanos. 
Nigeria ha pagado un altísimo precio por el dudoso honor de ser el mayor productor de petróleo del continente.”

Amigos compatriotas, veamos a Nigeria y veamos a nuestro propio país. Aceptemos que es imposible competir con el petróleo y por lo que si no hacemos algo muy drástico al respecto, estamos condenados a vivir del petróleo, con todas las degeneraciones económicas y políticas que eso implica.
¿Qué hacemos? Como saben llevo mas de una década y mas de 100 artículos publicados, en El Universal antes que fuese censurado, proponiendo que por lo menos para librarnos de la maldición política y social del petróleo, debemos entregarle directamente a los ciudadanos su cuota parte de las resultas petroleras.
Pero quizás lo que deberíamos hacer, es simplemente destruir el 80 por ciento de nuestra capacidad de extraer petróleo, para así permitir que en su lugar pueda brotar una nación con ciudadanos libres no subyugados; y cuyo futuro depende de sus propias capacidades y no de las ocurrencias de sus siempre nuevo-ricos caciques.
Lamentablemente, en la actualidad, en Venezuela, carecemos de un plan distinto al de “quítanos-a-estos-pa-poner-a-estos”
@PerKurowski

31 de diciembre de 2014

¿Como llegamos de aquí a allá?

Sin duda Venezuela se encuentra en un valle de lagrimas del cual necesita salir. No obstante, para lograr aquello es necesario dos cosas que aún no existen. 
Primero la descripción de una valle verde lo suficientemente diferenciado del actual, para que ese allá se transforme en un destino que sea deseado con suficiente intensidad por una mayoría. Segundo, un mapa que contenga la ruta de cómo ir de aquí a allá.
Estamos en un país donde el gobierno con regularidad se preocupa más de cómo le va con el petróleo, que de cómo le va a los ciudadanos, por lo cual nosotros simplemente vivimos en el negocio de ellos.
Por ello de nuevo propongo un valle verde donde absolutamente todos los ingresos del gobierno provengan de los ciudadanos, con nombre y apellido, y para que nuestros gobernantes no tengan la menor duda sobre a quienes se deben, y a quienes deben servir.
Obviamente lo anterior debe comenzar con una constituyente ciudadana que antes que nada reglamente dos aspectos. 
Primero, el establecimiento de una Junta Ciudadana para los Recursos Naturales de Venezuela, encargada de representar los intereses de la ciudadanía; y de decidir cuantas son las resultas derivadas que pueden ser repartidas, obviamente después de asegurar que existan los fondos suficientes para acometer las inversiones necesarias para la extracción de tales recursos naturales. 
Segundo, el mecanismo de distribución. Ese debe basarse en que el 100% de las resultas disponibles deben ser repartidas por igual entre todos los venezolanos que cumplan alguna característica determinada, por ejemplo haber nacido en el país y de padres venezolanos, y sin que alguna autoridad pueda intervenir discriminando los receptores de manera subjetiva.
¿Pero donde queda el gobierno? El gobierno podrá siempre retener un porcentaje de cada cuota de resulta individual, contra la entrega de un recibo por impuestos pagados a cada ciudadano, con nombre y apellido. Al principio es obvio que tal porcentaje de retención será bastante elevado, pero igual debe haber un cronograma fijo que lo reduzca, digamos a un máximo del 20% al cabo de 10 años.
Hace unos 80 años un escritor sueco, Hjalmar Söderberg, dijo: "Si uno niega la responsabilidad del individuo por sus acciones, es demasiado estúpido tratar de pasar esa responsabilidad a una sociedad compuesta por individuos."
Y por supuesto, el enseñar a cada quien valerse por si mismo, y no depender de lo que papá-papaúpa gobierno decida hacer con el petróleo, implica una revolución educativa. Y obvio que para eso necesitamos reeducar a los maestros. ¿Como pueden educar quienes ni siquiera protestan que en su país se regale gasolina por un valor superior a los que se gasta en todos los programas sociales juntos?
Amigos, ya esta más que suficientemente llegada la hora para que los venezolanos nos responsabilicemos por nuestras resultas petroleras; y así al mismo tiempo logremos arrebatarle a quienes nos gobiernan, esa madera con la cual siempre nos golpean… nos golpean.
Amigos, ya esta más que suficientemente llegada la hora para que nos consigamos unos líderes que quieran llevarnos a ese valle verde para ahí servirnos, sin ellos querer caerle a palos a la piñata con nuestras resultas petroleras. 
Amigos, ya esta más que suficientemente llegada la hora para que aprendamos a respetar el petróleo, siendo eso la única manera de poder levantar la maldición del petróleo. Designemos el Día del Petróleo, y en nuestras iglesias demos gracias a la providencia por habernos bendecido con ese recurso… ¡Feliz 2015!
PS. Increíble que quienes hace 15 años soñaban con un petróleo a US$ 30, hoy tienen pesadillas por cuanto bajo a US$60 el barril.
@PerKurowski



17 de diciembre de 2014

No hay duda que Venezuela relativo a sus posibilidades es el país más quedado atrás del mundo… pero

igual no puede haber duda que eso no se resuelve, de manera sostenible, permitiéndole a otros papaúpas manejarle a los ciudadanos sus propias resultas petroleras

31 de octubre de 2014

Venezuela Guatepeor

En estos días recibí cientos de correos electrónicos instando me a ver unas palabras pronunciadas por Gloria Álvarez, de Guatemala, durante una reunión denominada Parlamento Iberoamericano de la Juventud. Su discurso versaba sobre la indiscutible necesidad que tenemos de eliminar el populismo en nuestros países.
Me encanto cuando hablo sobre la necesidad de terminar con quienes ofrecen derechos como salud y educación, sin especificar quienes y como se van a pagar, para que luego, cuando éstos servicios no les son entregados al pueblo, se origine ese malestar que incentiva nuestras poblaciones a recurrir a regímenes totalitarios.
Y Álvarez cito a Florentino Portero de la Universidad Nacional a Distancia, de España, refiriéndose a quienes utilizan la democracia para legitimar unos bajos intereses, hablando sobre el “atajo con el cual se juega con las pasiones ilusiones e ideales de la gente… para prometer lo que es imposible… aprovechándose de la miseria de la gente… dejando fuera absolutamente toda la razón y la lógica en la toma de decisiones… para así jugar con la necesidad del pueblo, para así sencillamente imponer una dictadura:” 
Hasta ahí la seguí… enteramente de acuerdo. Pero, en ese momento Álvarez nos ofreció como solución: “La República”, y sugiere que podemos desmantelar el populismo mediante el uso de la tecnología de información. 
Puede que eso le resulte a Guatemala, Dios lo quiera, lamentablemente, para el caso nuestro, Venezuela es Guatepeor.
En una nación donde el Estado recibe el 97 por ciento de todas las exportaciones del país… no hay República ni comunicación que valga… eso es, a menos que se logre arrancarle al estado ese extraordinario poder que, recurrentemente, llegan a representar nuestras resultas petroleras. 
Ahora bien, la tecnología sí nos podría servir. Sueño con ese día que los venezolanos, mediante el depósito en una tarjeta electrónica el primer lunes de cada mes, reciban el 100% de su cuota parte de las resultas petroleras. Ése día de seguro nos liberaríamos de ese excesivo poder económico centralizado que nos tiene subyugados… y viviendo dentro de un negocio de otros, el de los gobernantes/políticos de turno. Ese día nosotros, los ciudadanos, ya no sobraríamos y podemos entonces comenzar a ser nación.
Sé que muchos de ustedes están preocupados por la baja de los precios petroleros. Yo también. No obstante, mientras el gobierno se lleva todas nuestras resultas petroleras, que nos sirva de algún consuelo que, por cada dólar que baje el precio del petróleo, aumenta nuestra importancia como ciudadanos.
Cuando en 1999 se discutió nuestra actual Constitución, los precios del petróleo rondaba los 10 dólares por barril y el “The Economist” predecía 5 dólares por barril. Por esa razón simplemente no logre interesar a nadie de los constituyentes, en el tópico de un estado excesivamente rico.
Si hoy, tras 15 años de increíble bonanza petrolera bajada por un sucio escusado, tuviésemos una asamblea constituyente de ciudadanos, sin los quítate tus-pa-ponerme-yos, estoy seguro que otro gallo cantaría.
Acabo de regresar de una conferencia sobre el tema vital de la independencia del sistema judicial. Ahí le pregunté a los expositores: “¿En un país donde el Poder Ejecutivo recibe el 97% de todas las exportaciones… cuánta independencia pudiésemos esperar que el Poder Judicial tuviese?… ¿El 15%?”. No me respondieron, pero me dio la impresión que ese porcentaje les pareció bastante alto.

22 de octubre de 2014

¿Pueblo inteligente y corajudo, o pueblo bien pendejo?


Venezolanos, a los 100 años, y 154 días de sumisión, ante quienes manejan nuestras resultas petroleras, les pregunto.
¿De verdad consideramos que el cacique de turno, o quien sea que ocupe su puesto, junto a su grupito intimo de amiguitos, esta en mejor capacidad de manejar las 29 millones de cuotas de resultas petroleras nuestras, que cada quien de nosotros la propia de aproximadamente $200 por mes?
¿Si un "SI", es eso un reflejo de un pueblo inteligente y corajudo, o más bien de un pueblo bien pendejo? 
No me respondan a mi... ¡respóndanse a ustedes mismos¡... (si se atreven)

23 de agosto de 2014

“¡Ahí está el detalle!”

¿Una asamblea de los de-ésta-manguangua-no-nos-sacan; o una de los quítate-tú-pa-ponerme-yos; o una de ciudadanos deseosos de asumir la responsabilidad por la siembra de sus propias cuota partes de las resultas petroleras? Como diría el genio de Cantinflas… “¡Ahí está el detalle!”
Hace unas 3 semanas cumplimos 100 años esperando que quienes nos gobernasen sembrasen bien nuestras resultas petroleras. Vista los pobres resultados sostenibles obtenidos, nadie puede, sin que se le deba caer la cara de vergüenza, argumentar que eso lo hayan logrado.
E igualmente nadie puede argumentar que la centralización en el Estado del poder económico que representa nuestras resultas petroleras, haya permitido profundizar nuestra democracia.
Y aún así como que nos estamos encaminando a otros 100 años de mala siembras de resultas, y de triste sumisión ciudadana ante caciques hechos poderosos con lo nuestro.
¿Cómo es eso posible? Antes que nada, por cuanto las fuerzas motivacionales de los que buscan usurpar el máximo de todas las resultas-petroleras, son mayores que las de un ciudadano que solo busca que le entreguen su cuota parte de éstas.
Pero quizás la motivación de buscar una unión que hoy permita librarnos de la angustia de vivir en un país de divididos también sea importante. Y nada podría exorcizar tanto la desunión, como el repartirnos las resultas petroleras por igual entre todos.
Y por cuanto todos los muy deseosos distribuidores usaran todas sus habilidades mesiánicas para convencernos que aquello no nos conviene, es importante que recordar algunas razones del por qué sí lo queremos.
I: Cuando un Estado recibe sus ingresos fiscales directamente de los ciudadanos, sus gobernantes tienen un interés vital en que a los ciudadanos les vaya bien. Cuando reciben un ingreso relancino, como son las resultas petroleras, ese vínculo no existe.
II. En la distribución de las resultas petroleras, a cuenta de que “el que parte y reparte se queda con la mejor parte”, y a cuenta de la misma ineficiencia de los distribuidores, perdemos una inmensa parte del valor de esas resultas; al mismo tiempo que se distorsiona todo el proceso de consumo y asignación de recursos en la economía. ¿Aceptaría una mayoría que se regale gasolina si ese regalo les significa un menor cheque mensual?
III. Esas resultas petroleras le fueron entregadas a los venezolanos por la providencia… sin que Venezuela haya hecho nada para merecerlas… por lo cual no tenemos un derecho moral para no distribuirlas equitativamente.
IV. Hay quienes sostienen que esas resultas deben ir a quienes más lo necesitan. ¡Pues no! Por cuanto eso requeriría de esos medidores de necesidades y determinadores de merecimiento de los cuales justamente necesitamos escapar. Además, al hablar de justicia entre pobres y ricos, no se nos olvide la justicia entre los pobres… por ejemplo no es justo que algunos pobres se lleven una súper-tajada vía una vivienda gratis y otros, como consecuencia de aquello, reciban mucho menos 
V. Y quienes andan creyendo en descentralizaciones como elemento generador de bienestar colectivo, por ejemplo en los concejos comunales, deberían estar entre los más interesados en no corromper a estas asignándoles el rol de distribuidor de resultas petroleras. No olvidemos que si bien el papa Estado puede ser bien malo, igualmente con demasiada frecuencia, se da lo de “pueblo chico infierno grande”
Amigos, busquemos hoy la unión donde mejores posibilidades tengamos de encontrarla.

16 de agosto de 2014

No vendan Citgo… ¡regálenla!

…al que más barato ofrezca refinar nuestro crudo
Entiéndalo… es perfectamente posible que los robos en una Citgo nuestra, sean mayores que en una Citgo de otros…
Quizás si Venezuela estuviese pagando las nulas tasas de interés que paga los Estados Unidos pudiese opinar distinto, no lo creo… pero ése no es el caso por mucho rato… lamentablemente.
Jamás me gusto lo de Citgo. El verdadero rendimiento que nos produce el petróleo está en su extracción. Si necesitamos refinarlo, esos servicios, y que con la excepción de algunos momentos donde se dan ciertos cuellos de botella producen unas tasas de rendimiento ínfimas sobre inversión comparado con la extracción de petróleo, sencillamente se deben comprar al mejor precio. 
Y, si absolutamente nos da un teque-teque de que tenemos que tener esa capacidad de refinación, pues que por lo menos esa se ubique en Venezuela para que si perdemos dinero lo perdamos en Venezuela
“Nuestro petróleo es pesado y contiene mucho azufre, por lo que resulta más difícil de vender que el néctar de nuestros competidores. Gracias al Programa de Internacionalización de PDVSA, basado principalmente en la compra de una serie de refinerías especializadas, parecería que hasta la fecha hemos logrado superar ese obstáculo o por lo menos así nos lo dicen y así lo creemos. No obstante, es triste que nuestra confianza en PDVSA deba resultar de un inmenso acto de fe y no de contundentes respuestas a las preguntas y dudas que flotan en el ambiente.
Hay quienes se preguntan si nuestras refinerías verdaderamente son usadas para procesar crudos pesados, al existir información que apunta a que muchas de ellas procesan crudos livianos y que seguimos contratando con terceros la refinación de los pesados.
Aún cuando suene increíble, hay quienes sospechan, que el verdadero trasfondo de estas adquisiciones obedece a un intento de PDVSA por asegurar que ciertos flujos financieros queden fuera del alcance de las garras de su propietario. En tal sentido, hay quienes llegan a sostener que nuestros tecnócratas petroleros están tan aislados del resto del país, que prefieren que PDVSA pague impuestos al 35% en los Estados Unidos, que pagar el 66% en Venezuela, sólo porque eso le resulta menos oneroso a La Corporación.
Hay quienes piensan que de decidir PDVSA vender algunas de estas refinerías, probablemente no recuperaría su inversión, salvo que se incluya dentro del precio la garantía de un contrato de suministro de crudo a descuento. Algunos sostienen que eso fue justo lo que pasó cuando PDVSA las compró, es decir, que los precios de adquisición fueron demasiados altos, porque de antemano incluían la plusvalía que se podría derivar de una relación preferencial con PDVSA.
Siempre me he preguntado si no resultaría más efectivo vender nuestros crudos directamente en el mercado, así sea con grandes descuentos, en lugar de incurrir en los costos de ejercicios tipo Citgo, tan difíciles de controlar, más aún cuando la propia Citgo, en documentos públicos [Forma 10-Q/A que Citgo entregó a la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos, el 24 de Enero del 2000], reconoce que de todas maneras le compra petróleo a PDVSA a precios por debajo del mercado”
Y eso de asegurar mercados que de todas maneras depende antes que nada de quien quiera vender petróleo al mejor precio ajustado por calidad y transporte, jamás me convenció. En Marzo de 2001 en El Universal escribí sobre “El cuento de la participación”
Y lo anterior, cuando eso sin duda podía tener repercusiones para mi actividad profesional como consultor en Venezuela, lo escribía y lo gritaba a los cuatros vientos y sin que nadie lo refutase… puesto que era la época en que, a Pdvsa, ni no el pétalo de una flor… 
“Citgo tiene tres componentes: 
Una red de franquicias gasolineras que desean surtirse con gasolina de calidad aceptable para revenderla al mejor precio… por lo que con tener la gasolina de calidad aceptable al mejor precio basta… las demás ganancias, son de los dueños de las franquicias. 
Unas refinerías que refinan petróleo no venezolano. Por cuanto la refinación de petróleo, en términos generales, aun para eficientes entes privados, ha resultado, en promedio, ser un negocio muy mediocre, tales refinerías constituyen un negocio público más que mediocre para Venezuela. Hubo una ventana de oportunidad para venderlas a buen precio cuando hace no mucho la capacidad de refinación era especialmente escasa… ya no. 
Unas refinerías que refinan petróleo venezolano y que, sin tener petróleo venezolano que refinar, no justificarían ni siquiera el pago a un guachimán para que cuide sus pedazos de hierro. 
En suma, jamás hubo razones por las cuales pagar algo por Citgo, como jamás habrá razones de esperar algo en pago por Citgo. 
Si alguien ahora dice que espera conseguir unos 10.000 millones de dólares por Citgo, es por cuanto alguien espera regalarle unos 10.000 millones de dólares o más a Citgo, mediante unos contratos de suministro de petróleo venezolano a descuento… igualitos a los contratos de suministro de petróleo venezolano a descuento que permitieron a Citgo disfrazar, desde su principio, la extrema pobreza de sus resultados financieros. En otras palabras, alguien tendría la intención de crear sobre nuestro petróleo otra hipoteca china para beneficiar su propio ahora, sin preocuparle nuestro mañana... ¿vomitivo eh?”
Y en Febrero de 2013 en El Universal explicaba además que eso de un tal Joe Kennedy regalando petróleo nuestro en los Estados Unidos, a nombre de Citgo y de su dueño, su cacique de turno, me resultaba insoportable.
Y por lo cual hoy no tengo la menor intención de ponerme a defender el que Citgo no se venda… 
Eso sí… que se regale a quien más barato se ofrezca a seguir refinando nuestros crudos de acuerdo a las necesidades… o a quien se comprometa construir unas nuevas refinerías… pero en Venezuela
Eso sí… que no la vendan caro sólo por cuanto le colocan otra hipoteca anti-constitucional a nuestro petróleo para hacerse de unos reales, cn los cuales continuar su ya más que obvias y hasta confesas vagabunderías.
Así que, Usted  interesado en Citgo, sepa que no le enviaremos ni un solo barril por debajo del valor de mercado… no importa lo que digan los corredores actuales, nuestra constitución no nos permite entrar en ese tipo de arreglos.
Y perdóname… pero ser propietarios de refinerías de petróleo… operadas por algunos funcionarios del estado en el exterior… compradas, ni siquiera diseñadas o construidas por nosotros…eso no tiene absolutamente nada que ver con “el gran futuro de Venezuela”… francamente merecemos mucho más… y si no es así, pues entiendo perfectamente a nuestros jóvenes que huyen.
PS.No hay ni un solo estudio independiente sobre lo que Citgo le ha dado a Venezuela, desde que en 1986 de compro el 50% o desde 1990 cuando se adquirió el 100%, que nos permite opinar mucho sobre el tema. 
PS. Un Tweet: Lazard Se le informa que hay como 1 millón de ciudadanos profesionales venezolanos vigilando que no ocurra nada raro con la venta de Citgo
PS. Ese Tweet en ingles: Lazard for your info… there are about 1 million professional Venezuelan citizens concerned about there´s no hanky-panky going on with Citgo

5 de agosto de 2014

Ojalá la moral regrese de sus vacaciones

Si fuésemos un país donde la moral estuviese presente, estaría plenamente justificado un golpe de estado a una revolución que durante los últimos 10 años, a cada uno de los vehículos en Venezuela, ha regalado gasolina por un valor superior a US$ 22.000. No hay manera de justificar una democracia que cometa tal inmoralidad.
Rafael Ramírez, en Diciembre de 2013 declaro: “actualmente se está perdiendo 12.592 millones de dólares por subsidio al año”… y eso, entre los 5 millones de carros en Venezuela, significa más de US$ 2.500 por carro por año… ¿Están locos? ¿Es esto la manera de construir una nación? Si es que “tenemos patria” de seguro que están haciendo lo más que pueden por acabarla.
Sólo como ejemplo, si tenemos 500.000 educadores en nuestro país, lo anterior permitiría pagarle US$ 25.000 anuales a cada uno de ellos… adicionales a las migajas que hoy se les paga.
Y tener que observar como líderes de oposición solo aceptan que se abandone esa inmoralidad si el gobierno abandona otras inmoralidades, todo como si estuviésemos inmersos en un proceso de reducción de armas nucleares, todo como si estuviésemos en un trueque de indulgencias, evidencia que la moralidad abandono Venezuela. Espero por nuestras futuras generaciones que sólo se haya ido de vacaciones, por cierto ya demasiado largas, y que regrese pronto.
Pero además, si somos sólo un país de ladronzuelos, y no hay nada que hacerle al respecto, pues mayor la razón de repartirnos entre los ciudadanos las resultas petroleras por igual, para que así cada quien por comience por lo menos con robarse lo propio.
Y de nuevo sé que me lloverá crítica, exigiéndome solidaridad absoluta en contra de lo que se pelea, sin ningún derecho a exigir consideración en favor de por lo que debemos pelear. Pues me importa un bledo, una nación se construye sobre verdades… un ente construido sobre falsedades no me interesa.
Por favor, en toda la MUD… ¿No hay ni uno solo de Ustedes que sugiera entregarle las resultas petroleras a los ciudadanos…? ¿O es que son absolutamente todos los mismos quítate-tu-pa-ponerme-yos de siempre?
PS. Y cuando por más de una década se me ha acusado de monotemático con lo de vender la gasolina al precio de su valor real (por lo menos) y la repartición de las resultas petroleras, que nadie me diga ahora que los sorprendo con el tema…

2 de agosto de 2014

Revolucion Chávez: gasolina regalada por vehículo

Cuenta pulpera
305.000 bd.
US$ 90
10 años
US$ 100.193 millones
4.550.000 vehículos promedio
Igual: Subsidio durante 10 años = US$ 22.020 por vehículo 

No puede caber la menor duda que un país donde la leche, si se consigue, tiene un precio oficial de 278 veces el precio de la gasolina, es un país que perdió su brújula moral.

31 de julio de 2014

A la hora de la verdad verdad, solo hay tres tipos de venezolanos… ¿a qué tipo pertenece Usted?

El que dice: “No obstante 100 años de fracaso quiero seguir con Ustedes administrando mi cuota parte de las resultas petroleras” 
O el que dice “Déjense de vainas y denme mi cuota parte ya, que yo sé, o llegaré a saber, qué mejor hacer con ellas.”
O el que dice “Démelas acá que yo te las administro de las mil maravillas”
¿Qué tipo de venezolano es Usted?

100 años de sumisión

Nota previa: Justo el día en que llegamos a los 100 años de petróleo en Venezuela, éste fue el artículo que El Universal censuro. Y me pregunto: ¿qué harán los pobrecillos censores cuando se les acabe algo que valga la pena censurar?… ¿a quién venderán sus entonces bufonadas de páginas?

Hoy se cumple 100 años desde el reventón del Zumaque 1, con lo cual se dio inicio a la era petrolera en Venezuela.
Esperaba comenzar éste día debatiendo los argumentos que esgrimen los comunistas de-aquí-no-me-quitas-tú, o los más democráticos quítate-tu-pa ponerme-yo, para convencernos de que ellos deben administrarnos nuestras resultas petroleras.
Pero en la semana leí un escrito de CEDICE que me demostró cómo hasta una organización que defiende las libertades individuales, y la cual debería ser una punta de lanza contra la centralización de nuestras resultas petroleras, igualmente termina contaminada por esa riqueza petrolera que afecta nuestra psiquis nacional.
Dice CEDICE: “El capitalismo de estado no ha funcionado en ninguna parte y en ninguna época. No funciona ni siquiera cuando los gobiernos cuentan con renta petrolera.”. Y con ello CEDICE demuestra no haber entendido que el capitalismo de estado no funciona… MUY ESPECIALMENTE, cuando los gobiernos cuentan con el poder que se deriva de una abundante renta petrolera. 
Y no es que crea que sistemas que promocionan un capitalismo de estado puedan funcionar bien, pero de lo que sí estoy seguro es que funcionan menos mal, cuando los recursos con los que el Estado ejerce ese capitalismo, provienen de impuestos pagados por los ciudadanos. Por lo menos en ese caso se establece un cierto vínculo de Estado-dependiente-de-ciudadano… en lugar del vínculo actual de ciudadano-dependiente-del-gobierno-repartidor-de-turno.
Durante 100 años hemos sido testigo de innumerables ejemplos de cómo el poder derivado de controlar el petróleo, subyuga a pueblos cercanos y lejanos… y ya eso debería convencernos de la necesidad de liberarnos de ese yugo.
Pero hay otra poderosa razón de ello y eso es que la repartición política de nuestras resultas petroleras nos ha convertido en un pueblo amoral. Y no hay mejor ejemplo de aquello que ver como se negocia el aceptar la suspensión un crimen como el de vender la gasolina en 1/758 parte del precio de la leche, contra la suspensión de otro crimen como el de regalar nuestra resultas petroleras a otros países. Los crímenes no se negocian… no se cometen y punto. 
“No nos dejes caer en tentación”… y el entregarle a cada ciudadano su cuota parte de las resultas petroleras removería, de una sola tajada, una inmensa fuente de tentaciones para cometer amoralidades.
Y aprovecho la ocasión para de nuevo solicitar que aparte de celebrar el día del árbol; el día de cualquier profesión que hay por ahí; el día de cualquier parroquia; celebremos el día del petróleo… para educar sobre el deber agradecerle a la providencia haberlo situado en nuestra tierra… y sobre la obligación que tenemos de darle un mejor uso. 
Y en ese sentido tampoco puedo dejar de recordarles que no se trata de renta petrolera… como los aprovechadores quieren hacernos creer, igual como cuando también hablan de producción petrolera… se trata de la extracción de recursos naturales no renovables… o sea nos estamos comiendo los capitales.
Y todo por lo cual hoy ruego hagamos lo necesario para rescatar, para nosotros los ciudadanos, el derecho de decidir sobre cómo usar lo que la providencia nos dejo. De hacerlo, les juro que por lo menos el 97 por ciento de todos los venezolanos estaríamos mejor, y lo cual no es un resultado nada desdeñable… igual como les juro que así podríamos al fin llegar a poder vivir en una nación, para así dejar de tener que vivir dentro de un negocio de otros.

29 de julio de 2014

#LosCensurados

Después de casi quince años de haber publicado semanalmente en El Universal artículos… totalmente ad-honorem… o sea sin ninguna retribución financiera… una que jamás solicite… se me notifica que “debido a un proceso de reorganización y reestructuración…no podemos seguir dándole curso de publicación a tus artículos”.
No sé si fue destino pero el artículo que tocaba esta semana "100 años de sumisión" se refería al hecho de nuestro país cumplir 100 años de haber reventado Zumaque I y habernos colocado bajo la bota petrolera… ¡Sumisión se ha dicho!
De mis días con El Universal tengo solo buenos recuerdos y agradezco profundamente a todos quienes me han ayudado durante estos años... y muy especialmente, por supuesto, a Miguel Maita.
Pero sí he de mencionar que después de haber sufrido ciertas censuras por vocabulario “ofensivo”… por ejemplo haber tenido que cambiar “sana sana culito de rana” por “sana sana parte posterior de rana si no sanas hoy sanaras mañana”, es con tristeza que constato que la censura se haya elevado a las ideas.
Un abrazo a todos
Per
PS. Estoy haciendo diligencias para lograr publicar el artículo en otros sitios... pero si no lo encuentran, búsquenlo aquí el próximo Jueves 31 de Julio de 2014

PS. ¿Y qué hace a quién no censuran?… “¿Papi… y a ti por qué no te censuran?” ¡Qué raya!… ¿Auto-censurarse?¡No, no es fácil vivir en dictadura!
 

17 de julio de 2014

Acabemos con las reincidencias

La carta que Leopoldo López le dirige a Fernando Mires el 5 de Julio desde la cárcel de Ramo Verde incluye:
"Tuve la oportunidad de leer un artículo suyo titulado ‘No es el gobierno, es el sistema' y le dí importancia a ese escrito porque en su título esta resumida nuestra lucha. No es Maduro, es el sistema; no es el gobierno, es el sistema... En Venezuela es el sistema antidemocrático, corrupto, ineficiente y nutrido artificialmente por la bonanza petrolera desde hace ya una década".
Sí Leopoldo. Sí es el sistema. Pero no ese sistema que tú describes como artificial y de una década. El sistema antidemocrático, corrupto, ineficiente que nos tiene agobiado, ha sido nutrido de manera natural por el petróleo, desde hace ya cien años.
El pilón de las resultas petroleras puede ser grande o pequeño, pero siempre estarán más motivados para ponerle las manos quienes tienen un interés de apropiarse de ellas, que quienes las quieran defender.
Y cuando digo robar... me refiero a todas las maneras. Vía burda corrupción, vía canje de resultas petroleras por votos, o simplemente vía satisfacer el ego de ministros y demás expertos que consideran que tienen el derecho de gastarlas en sus ocurrencias.
Y mientras ese pilón de resultas petroleras no se reparta entre todos los venezolanos, por igual, aquí que no me vengan hablar de un cambio de sistema... aquí seguiremos en nuestras reincidencias históricas entre los quítate-tú-pa-ponerme-yos.
Sin duda, entre los administradores de nuestras resultas de cuello blanco, amarillo, verde, rojo o cualquier otro color, hay mejores y hay peores, lo cual por supuesto hace algunos gobiernos más digeribles que otros. No obstante, ninguno puede producir el resultado sostenible que necesita el país... por cuanto, justo como dices..."es el sistema".
Sí, vayamos a una constituyente. Pero no que no sea otra gatopardiana que busca los cambios que permitan que todo permanezca igual.
De repente solo hace falta añadirle al Art. 12, el de "Los yacimientos mineros y de hidrocarburos... son bienes del dominio público"... la frase "y todos sus beneficios, después de haber efectuado las reservas necesarias para su debida explotación" serán repartidos mensualmente entre todos los venezolanos".
Pero también propondría que la ciudadanía tuviese una mayor inherencia directa en la elección de las Juntas Directivas de las empresas que manejen nuestros principales recursos naturales...incluyendo por cierto la del sistema hidroeléctrico.
Y como entenderás esos cambios representaría más un real cambio de sistema que cualquiera otras modificaciones que se les pueda ocurrir.
Qué buena broma ésta que nuestros políticos no parecen estar interesados en gobernar al país sin tener acceso a las resultas petroleras. No lo entiendo... un país con tanta gente buena y generosa.
Y Leopoldo... como puedes leer en mis artículos de la última década... esto para nada significa falta de confianza en ti. A todo candidato que se me pase por frente le digo: "Dime cómo piensas gobernar Venezuela sin nuestras resultas petroleras y te diré si te daré mi voto".
No puedo terminar esto sin expresar mis más sentidas repulsas por el vandalismo judicial al que tú y tantos otros están siendo expuestos. La verdad es que se me haría inmensamente difícil sentarme a dialogar con los que morbosamente se divierten con aquello.
PS. Un país donde la leche, si se consigue, tiene un precio oficial de 278 veces el precio de la gasolina, es un país que perdió su brújula moral.

3 de julio de 2014

Gobierno, Pdvsa y BCV... driblándonos

Acabo de leer el informe financiero auditado de Pdvsa al 31 de diciembre de 2013. Se indica que Pdvsa recibió, en diciembre 2013, como una donación por parte del Estado valorizada en US$ 30.000 millones, el 100% de la Empresa Nacional Aurífera, ENA.
Ese mismo mes, Pdvsa vende el 40% de ENA al BCV contra la cancelación de una deuda de US$ 21,524 millones. Habiendo valorizado el 40% de ENA en US$ 12.000 millones, la operación le genera una utilidad a Pdvsa de US$ 9.524 millones... el 60% de todas sus utilidades de 2013.
Espero que a nadie se le pagó una comisión por lograr venderle al BCV las acciones de ENA en un precio casi 80% más alto al que el mismo Estado las había valorizado ese mismo mes. ¡Qué ganancias, qué pérdidas... qué dribleo!
Y hace poco Rafael Ramírez declaró: "Esta empresa es muy importante porque Pdvsa... tiene adjudicado el derecho de protección de más de 92 mil millones de onzas de oro"
¿Importante? 92 mil millones de onzas de oro a US$ 1.300 la onza, aún calculándolo en millones, casi explota mi calculadora, e indica, creo, US$ 11.960 millardos... o sea como 12 veces la total bonanza petrolera manejada por los "revolucionarios rojos".
Pero sigo sin entender, quizás por cuanto no entiendo qué significa "el derecho de protección". Lo digo por cuanto según el Art. 12 de la Constitución, ese artículo que defiende las futuras generaciones de venezolanos de ser depredados por pedófilos económicos, ese oro que se encuentra en yacimientos mineros... "son bienes del dominio público, y por tanto, inalienables e imprescriptibles". Y en tal sentido no veo cómo esas reservas de oro puedan serle asignadas a nadie. 
Igual como sigo sin entender cómo, en razón de ese mismo artículo de la Constitución, alguien pueda negociar un solo barril no extraído de petróleo, como lo hace Pdvsa pre-vendiéndolo a China, buscando satisfacer intereses actuales, con resultas petroleras que le pertenecen a ese mañana que no les importa.
E igual sigo sin entender que hace el BCV con un oro que se encuentra bien bajo tierra y no en sus bóvedas... ¿Piensa el BCV acaso lograr la aceptación de una nuevo bolívar con un patrón de convertibilidad en oro extraído, en un futuro indefinido? ¿Proveerán a sus tenedores picos y palas? ¡Buena suerte!
E igual sigo sin entender qué hace Pdvsa protegiendo la extracción de oro, cuando ni siquiera logra proteger adecuadamente la extracción de petróleo.
Pero lo más triste de todo es que permitiendo la emisión de bolívares de una manera que ni refleja las realidades, ni que puede ser recogida cuando las realidades se le viene encima, el BCV se hace culpable de torturar a los venezolanos con su impuesto inflacionario. Otro ejemplo de lo que igual al crimen de la gasolina regalada, debería ser enjuiciable ante tribunales como crímenes económicos de lesa humanidad.
Por lo que se ve estos jugadores nos creen unos débiles mentales y piensan que a nosotros los venezolanos nos puedan driblar como quieran. Lo triste es que viendo cómo seguimos entregándoles nuestras resultas petroleras al primer habla-bello-suena-experto que se nos pasa por frente las urnas electorales, parecería que sí lo somos, o como mínimo que sufrimos de un muy avanzado Alzheimer cultural.
¡Paremos el juego! ¡Quitémosles nuestra pelota a todos esos abusadores! ¡No importa el color de su franela! Ya suficientemente nos han mordido, y no existe absolutamente nada que nos indique la menor posibilidad de que se dejen de esa mala maña.

12 de junio de 2014

¡Quítense-ustedes-pa-ponernos-todos!

El que jueces se sientan obligados a mantener estudiantes y dirigentes políticos presos sin causas justificadas, es algo abominable que debemos protestar. No obstante no ignoremos que de esas injusticias somos también en parte responsables, al permitir acumular demasiado poder en demasiado pocas manos.
Y lamentablemente invertimos inmensamente mayores esfuerzos en buscar de quienes deben ser esas pocas manos, que en buscar ajustar nuestro modelo económico político a nuestras realidades. Y eso por cuanto en materia de ideologías también sufrimos el efecto puerto... o sea preferimos lo importado a lo nuestro... venga de Estados Unidos, Cuba o de cualquier otro pensum extranjero.
Nuestra ineludible realidad económica, de ya pronto cien años, y por lo que puede ser mucho tiempo más, es que somos un país extraordinariamente rico en petróleo. Y el petróleo, cuando con la ayuda de OPEP su carácter no renovable es debidamente valorizado, nos provee de unos ingresos que alteran nuestros equilibrios internos.
Primero: Por lo del síndrome holandés (niño de pecho comparado con el síndrome nuestro) nuestra divisa, nuestros salarios, en fin toda nuestra economía interna, se mantiene tan fuerte que se nos hace difícil competir con el mundo exterior, por lo menos de las maneras tradicionales.
Segundo: Mientras esos ingresos petroleros se concentran en pocos centros de decisión, estaremos en manos de un cacique emplumado dictatorial y de su entorno íntimo, lo cual nos enferma. Puesto que enfermos estamos cuando, sin rechistar, aceptamos que se cometan crímenes económicos contra la humanidad, como por ejemplo que el precio de la leche sea 278 veces superior al de la gasolina.
En la semana acudí a una de esas tantas conferencias donde bien-intencionados tratan de solucionarle a países sus problemas con la "maldición de recursos naturales". Y en ésa conferencia lo que se trataba era como los Estados Unidos, por medio de la ley conocida como Dodd-Frank Act, y la Comunidad Europea, con leyes de transparencia corporativa, buscan imponerle a sus empresas petroleras y mineras unos fuertes requisitos de información con respecto a su relación con los gobiernos.
Mi posición como siempre fue: "Eso suena muy bonito pero la verdad sea dicha que para alguien que vive bajo el manto de una gigantesca ‘maldición' como la de Venezuela, el saber sobre lo que pasa en cada contrato, puede resultar interesante, pero solo distrae la atención de lo que pasa en general".
Si quieren ayudar, mejor publiquen mensualmente en un periódico de alta circulación mundial, su mejor estimación sobre cuánto en valor de recursos naturales no renovables extraídos, por ciudadano, por mes, deberían estar recibiendo los distintos gobiernos alrededor del mundo. Y luego deje que los ciudadanos pregunten. Les ruego, no causen que los ciudadanos crean que ustedes les están haciendo el trabajo que a ellos les corresponde.
"No nos sirve para nada que ustedes se esfuercen en hacer que las empresas suyas se comporten dignamente, si nosotros no nos esforzamos para que nuestros gobiernos se comporten dignamente"
Y ese cálculo del cuánto por ciudadano por mes es el que hoy, no como resultado de un diálogo entre los "aquí-estoy-yo-y-no-me-quita-nadie" y los "quítate-tú-pa-ponerme-yo", sino como resultado de un diálogo entre ciudadanos "chavistas", "oposición" y "ni-ni", le deberíamos pedir a nuestras universidades que nos reporten, para que todos estemos claros sobre qué exigir.

11 de junio de 2014

Clientelismo

Analicen seriamente quienes practican más el clientelismo. ¿Quiénes dicen entrégueme mi cuota parte de las resultas petroleras, ni una puya más, o quienes sostienen que el cacique de turno debe administrar las resultas petroleras?

5 de junio de 2014

¿Se merecen nuestros pobres su pobreza?

La Providencia le legó a Venezuela un dividendo petrolero que actualmente ronda por los US$ 180 dólares por mes por ciudadano. Y el Instituto Nacional de Estadística (INE) reporta que para fines de 2013 existen 9.174.142 pobres en Venezuela.
Cuando entonces notamos que todos los pobres con derecho a voto aún no han constituido un movimiento político que exija que se les entregue ese dividendo, en efectivo, en dólares, para que no sean ellos los pobres quienes subsidien a los no pobres, no parecería muy jalado por los cabellos sostener que nuestros pobres parecen merecer ser pobres.
Hoy un litro de gasolina, el cual podría ser vendido internacionalmente en unos US$ 0.60 por litro, usando tasa SICAD II se vende en Venezuela en US$ 0.002 por litro, una rebajita de US$ 0.598 por litro, equivalente a Bs. 29,90 por litro; todo mientras el PVP de un litro de leche pasteurizada (si se consigue) es de Bs.27,00. Así que, por cuanto los pobres no protestan ese crimen económico, tampoco parecería algo muy jalado por los cabellos sostener que nuestros pobres parecen merecer ser pobres.
Se puede medio entender que quien le extrae al gobierno un salario por un trabajo que de otra manera no tendría; o logra ordeñar mucho subsidio vía cambios preferenciales para consumir y viajar barato al exterior; o que llenando 7 veces por mes el tanque de gasolina se cobra sus US$ 180 mensuales, pueda darse por bien servido.
Pero aceptar el pago del dividendo de la anterior manera, es igual de brutos... puesto que ignora lo tanto mejor que en todos los sentidos estaría Venezuela como nación, si nuestras resultas petroleras fuesen repartidas por igual entre todos, para ser usados vía las preferencias de cada quien, y no como hoy, vía las ocurrencias del cacique emplumado de turno.
¿Cuándo vendrán unos líderes políticos que, en lugar de prometer manejarle a los pobres sus resultas petroleras, simplemente ofrecen entregárselas, para luego gobernar con lo que un Estado responsable debe gobernar, o sea con los impuestos pagados transparentemente por los ciudadanos?
Y no es que implique que con el solo pago del dividendo petrolero no vayamos a tener pobres... para eso se requiere mucho más, ante nada de los mismos pobres. Pero sí estoy seguro que administrando cada quien su cuota parte de las resultas petroleras, en lugar de un grupito de expertos, obtendremos un mejor clima político y económico que beneficiará a todos... hasta tal grado de igualmente llegar a tener menos pobres, en este caso de mente, entre nuestros ricos.
El best seller de la izquierda mundial, el "Capital en el Siglo XXI" de Thomas Piketty, aun cuando trata enteramente sobre la desigualdad, en sus 685 páginas no contiene ni una sola referencia al "Socialismo del Siglo XXI", ésa que se da golpe de pechos por defender ante nada a los pobres. ¿Por qué será? ¿Será por pena ajena?
Evita Perón terminó inspirando un buen musical. Para quienes sembraron sus últimas esperanzas en Hugo, algo así podría de servirles algo de consuelo. No obstante, por los vientos que soplan, Hugo podría terminar inspirando una obra de tercera; en la cual él Maduro, él Ramírez, él Diosdado y él Giordani, le tongonean mal unas tamboras compuestas por Fidel. ¿Insulto? Nada comparado con lo que ellos con su actuación insultan a nuestros pobres.
PS. ¿Se creen los chinos que si Maduro expropia todas las playas de Venezuela, y se las da en garantía, si no se les paga, ellos podrían quedarse con nuestras costas?